Más

Suscribirse

Redes Sociales

Bolsonaro dice haber enviado dinero a EEUU pero alega que fue por temor a política de Lula

EFE/ Andre Borges
EFE/ Andre Borges

El expresidente brasileño Jair Bolsonaro admitió haber enviado 800.000 reales una cuenta en Estados Unidos poco antes de concluir su mandato, pero alegó que lo hizo por temor a la política económica que adoptaría su sucesor, Luiz Inácio Lula da Silva.

El líder ultraderechista hizo la aclaración en un video que publicó en sus redes sociales luego de que la prensa filtrara un documento según el cual la Policía Federal sospecha que el exmandatario pretendía usar los recursos para financiar su estadía en Estados Unidos mientras esperaba un posible golpe de Estado en Brasil.

“La prensa viene diciendo que, según la Policía Federal, en diciembre de 2022 yo envié 800.000 reales a Estados Unidos a espera de un golpe. Envíe sí”, afirmó el expresidente, que es investigado por su supuesta participación, como mentor, en la intentona golpista del 8 de enero de 2023 contra Lula.

Bolsonaro aclaró que la transferencia fue hecha desde su cuenta de ahorros en el estatal Banco do Brasil a una sucursal de la misma entidad en Estados Unidos, por lo que, dijo, el dinero se mantuvo en un banco brasileño.

Agregó que enviar dinero al exterior no es un crimen en Brasil y que tan solo en 2023 los brasileños transfirieron a cuentas en otros países 2.100 millones de dólares.

“Y lo hicieron, así como yo, porque teníamos dudas sobre la política y la economía del actual mandatario de izquierda”, afirmó.

“Quería decirle a nuestra querida Policía Federal que el último país del mundo a donde un dictador o un golpista enviaría dinero es a Estados Unidos porque se trata de un país demócrata que respeta tratados, por lo que esos recursos serían inmediatamente bloqueados”, aseguró al desmentir las acusaciones.

De acuerdo con el exjefe de Estado, los dictadores acostumbran enviar sus recursos a paraísos fiscales y no a Estados Unidos.

Según la Policía Federal, la transferencia fue hecha el 27 de diciembre de 2022, cinco días antes de que Lula asumiera su tercer mandato como presidente de Brasil y tres días antes de que Bolsonaro viajara a Miami para no tener que entregarle la banda presidencial a su sucesor.

El magistrado de la Corte Suprema que investiga la posible participación del exmandatario en la intentona golpista y en la supuesta planificación de un golpe en los últimos meses de 2022 ordenó la semana pasada que Bolsonaro le entregara su pasaporte a las autoridades para evitar su posible salida del país.

Una sonada operación policial tras la que se ordenó a Bolsonaro la entrega de su pasaporte fue realizada el pasado 8 de febrero y llevó además al arresto de cuatro importantes referentes de la extrema derecha.

Según la investigación, el núcleo duro del bolsonarismo discutió la posibilidad de impedir la investidura de Lula tras las elecciones que este ganó en octubre de 2022.

Esa conspiración, aunque no llegó a concretarse, habría llevado entonces a la cúpula de la ultraderecha a incentivar el violento asalto a las sedes de los tres poderes del Estado ocurrido el 8 de enero de 2023, que, de acuerdo a la Justicia, tenía como propósito forzar una “intervención militar” para derrocar al Gobierno de Lula. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *