Más

Suscribirse

Redes Sociales

Biden espera que Netanyahu “se retracte” de su reforma judicial en Israel

El presidente de Estados Unidos, Joe Bide, aseguró este martes que espera que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, “se retracte” de la tramitación de una polémica reforma judicial que ha suscitado las mayores protestas de la historia de Israel.

“Espero que se retracte”, dijo el mandatario en respuesta a una pregunta de la prensa tras regresar a la Casa Blanca de un evento en Carolina del Norte.

Antes de volar hacia Washington, Biden ya dejó clara su oposición al proyecto, que, entre otras cosas, daría al Gobierno israelí control casi total sobre el comité de selección de los jueces, y que Netanyahu paralizó el lunes temporalmente para llegar a un consenso con la oposición.

“No pueden continuar por este camino”, aseguró Biden, que poco después confirmó que no tiene planes de invitar a Netanyahu a visitar la Casa Blanca “en un futuro cercano”.

El demócrata añadió que si bien no ha hablado personalmente con el mandatario israelí, le transmitió un mensaje a través del embajador estadounidense.

“Con suerte, el primer ministro (Netanyahu) actuará de una manera que busque un acuerdo genuino. Pero aún está por ver”, aseguró el estadounidense.

Netanyahu cesó el domingo a su ministro de Defensa, Yoav Gallant, después de que este se pronunciara públicamente a favor de frenar la reforma ante la amplia contestación social que provocó, que ha llevado incluso a miles de reservistas a negarse a servir, lo que suponía a su juicio un “peligro real e inminente para la seguridad de Israel”.

Como respuesta, un récord de más 650.000 israelíes salieron a las calles de todo el país, sobre todo en Tel Aviv, en protestas improvisadas que se convocaron rápidamente por las redes sociales, después de trece semanas consecutivas de manifestaciones desde que se anunciara la reforma.

El lunes, el mandatario israelí anunció su decisión de suspender la tramitación de parte de la reforma “por responsabilidad nacional” con la intención de llegar a un acuerdo con la oposición antes de la próxima sesión parlamentaria, aunque sin abandonar por completo el proyecto, que espera salga adelante en los próximos meses.

La Knéset (Parlamento israelí) entrará en receso todo el mes de abril, por la Pascua judía, y el Gobierno se dio de plazo hasta la pausa del verano en julio para hacer los ajustes necesarios a la reforma, vista por la oposición y amplios sectores sociales como una amenaza para la democracia. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *