Más

Suscribirse

Redes Sociales

Biden cierra filas con Japón tras el misil lanzado por Corea del Norte

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, cerró filas este jueves con el primer ministro de Japón, Fumio Kishida, después de que Corea del Norte lanzara su primer misil balístico intercontinental (ICBM) en casi cinco años, que cayó en aguas niponas.

Biden se reunió con Kishida en Bruselas, justo antes de que comenzara la cumbre de líderes del G7 sobre Ucrania, y ambos “condenaron rotundamente” el lanzamiento del misil, que voló unos 1.080 kilómetros y alcanzó una altura máxima de unos 6.200 antes de caer en el mar de Japón.

“El presidente Biden expresó al primer ministro Kishida nuestro compromiso inquebrantable con la seguridad de Japón y de Corea del Sur“, indicó un funcionario de la Casa Blanca en una declaración escrita.

Ambos “subrayaron la necesidad” de promover la diplomacia y retomar las negociaciones sobre desnuclearización de la península coreana, y “acordaron seguir trabajando juntos para conseguir que Corea del Norte rinda cuentas”, agregó la fuente.

La Casa Blanca no confirmó que el proyectil lanzado fuera un ICBM, como indicó el Ejército surcoreano, pero sí aseguró en un comunicado que los ensayos que ha hecho Pionyang en las últimas semanas implicaron el uso de “un sistema de misiles balísticos intercontinentales”.

“Este lanzamiento supone una violación descarada de múltiples resoluciones de la ONU y sube innecesariamente la tensión, además de suponer un riesgo de desestabilización de la seguridad en la región”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en el citado comunicado.

Por su parte, el primer ministro nipón afirmó que el último test armamentístico norcoreano es “temerario” e “inaceptable”, en declaraciones a los medios japoneses a su llegada a Bruselas.

“Tomaremos medidas de ahora en adelante, incluyendo sanciones, en colaboración con Estados Unidos y Corea del Sur“, prometió Kishida, quien también mostró su intención de “buscar la cooperación estrecha” con el G7 a la hora de responder al nuevo test norcoreano.

Este ensayo supone el fin de la moratoria que se autoimpuso el régimen con respecto a los lanzamientos de ICBM para acercar posturas antes de la primera cumbre que celebraron en 2018 el líder norcoreano, Kim Jong-un, y el entonces presidente estadounidense, Donald Trump.

Desde que comenzó el año, el régimen norocoreano ha llevado a cabo doce ensayos de armas, una cifra récord, al tiempo que ha rechazado las invitaciones estadounidenses al diálogo, que lleva tres años estancado.

Corea del Norte sigue cerrado a cal y canto por la pandemia y aún no ha vacunado a uno solo de sus ciudadanos, lo que hace muy poco factible la celebración de encuentros diplomáticos de alto nivel cara a cara. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *