Beneficios de los diferentes tipos de sal

565 vistas
5 min lectura
Pixabay

La sal es un elemento cristalino compuesto por dos elementos, sodio (Na) y cloro (Cl). El sodio y el cloro son absolutamente esenciales para la vida. Además de añadir sabor a los alimentos, la sal también es utilizada como un preservador de alimentos, ya que es difícil para las bacterias crecer en ambientes salinos y sirve para funciones importantes como ayudar al cerebro y a los nervios a enviar impulsos eléctricos.

Los diferentes tipos de sal pueden variar en sabor, color, textura, pero también tienen ciertas diferencias en contenidos minerales y de sodio. La mayoría de las sales son similares, y consisten en cloruro de sodio y pequeñas cantidades de minerales, y la verdad es que la diferencia entre cada una es mínima.

Sal de mesa (sal refinada): Esta es la más utilizada en la cocina, ya que es la más económica. Está muy triturada y sin impurezas; el problema es que al estar tan finamente molida se pueden formar grumos por lo que se le agregan sustancias llamadas agentes antiaglomerantes para que esto no suceda. Contiene un 97% de cloruro de sodio y por ley se le debe agregar yodo para prevenir deficiencias en la población.

Sal de mar: La sal del mar se produce al evaporar el agua de mar. Es muy similar a la sal común, pero puede contener pequeñas cantidades de minerales como potasio, hierro y zinc. En México se produce también la flor de sal en Colima, la cual contiene 80 microminerales además de ser ligeramente más baja en sodio y es rica en magnesio, calcio y potasio, pero los niveles de estos minerales aportados por la sal son mínimos como para ser considerados dentro de tus requerimientos.
Sal rosa del Himalaya: La sal del Himalaya se cosecha en una gran mina de sal en Pakistán y es de las más populares hoy en día. Tiene un color rosado debido a la presencia de óxido de hierro. También contiene 84 microminerales entre ellos calcio, potasio y magnesio. Es más baja en sodio al igual que la sal de colima.
Sal Kosher: La sal Kosher es utilizada culinariamente, ya que sus granos se adhieren mejor a los alimentos, funde mejor con el calor y ayuda a sazonar de forma más precisa. Hay muy poca diferencia nutricional en comparación con la sal común, aunque es menos probable que contenga agentes antiaglomerantes y yodo agregado.
Sal negra: Existe la sal negra del Himalaya (rica en hierro) y la sal negra de Hawái. Ambas tienen un distintivo color negro que en el caso de la de Hawái proviene de la lava volcánica que aporta minerales y del carbón activado que se utiliza como digestivo y antitóxico entre otras cosas. Las rocas de lava negra se añaden al agua de los estanques para que los cristales de sal se impregnen del carbón activado. Se utiliza más para decoraciones, ya que su sabor es algo fuerte.El principal beneficio de elegir tipos de sal más «naturales» es que evite los aditivos y los agentes antiaglomerantes que a menudo se agregan a la sal común de mesa. Y recuerda que al día no debemos consumir más de 2400 mg de sodio, lo que equivale a 1 cucharadita de sal o 5 gramos.

Las comidas fuera de casa y los alimentos procesados, hacen que sea fácil superar con creces esa cifra, con los peligros para la salud que eso supone.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Insabi asegura a manifestantes que distribuyó miles de fármacos oncológicos

Siguiente noticia

OMS: la pandemia está en un momento «muy peligroso» por expansión de variante delta