Más

Suscribirse

Redes Sociales

Autoridades mexicanas hallan a secuestrados por presunto asesino de jesuitas

Una pareja de hermanos, secuestrados el pasado 20 de junio pasado antes del asesinato de dos sacerdotes jesuitas y un guía de turistas en la comunidad de Cerocahui, en el estado mexicano de Chihuahua, fueron hallados este jueves —uno vivo y el otro muerto—, informaron las autoridades.

En un comunicado, la Fiscalía General del Estado (FGE) de Chihuahua aseguró que a través de operativos conjuntos entre la Secretaría de la Defensa Nacional, la Guardia Nacional, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y la FGE, fueron localizados los hermanos Jesús Armando y Paul Osvaldo Berrelleza Rábago.

El hallazgo de los hermanos fue informado este jueves por el comandante de la 42 Zona Militar, Alfredo Salgado Vargas, y el Fiscal General del Estado, Roberto Javier Fierro Duarte, luego de un rastreo tierra-aire por la zona.

“Tras varios días de búsqueda y en un esfuerzo conjunto, ubicamos en buen estado de salud al joven Jesús Armando, en un punto de la región serrana de la entidad”, informó Salgado Vargas.

Por su parte, el fiscal sostuvo que el hombre fue integrado al programa de protección a testigos y se encuentra bajo resguardo de la FGE, donde ha recibido asistencia médica y psicológica.

Además, la Fiscalía señaló que mediante información aportada por un testigo “se ubicó en la zona serrana el punto en donde los responsables ocultaron el cuerpo sin vida de Paul Osvaldo”.

Te podría interesar: Interés por saber sobre el aborto aumenta en Colombia tras su despenalización

Ante ello, personal pericial llevó a cabo la exhumación del joven de 22 años en la comunidad Cerro Colorado, en Cerocahui, cuyo cuerpo fue trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense para la práctica de los dictámenes periciales correspondientes.

Ambas autoridades ratificaron que continuarán los trabajos y las investigaciones para capturar al presunto asesino de los sacerdotes jesuitas, identificado como José Noriel Portillo Gil, alias El Chueco.

El 20 de junio, los sacerdotes jesuitas Javier Campos Morales, de 79 años, y Joaquín Mora Salazar, de 80, intentaron auxiliar y brindar protección al guía de turistas Pedro Palma, quien entró en la iglesia huyendo de personas armadas, por lo cual los tres fueron asesinados.

Las muertes de los religiosos fueron condenadas por organizaciones civiles y la comunidad jesuita en México, que destacó que al menos siete sacerdotes han sido asesinados durante la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien días después del asesinato prometió una investigación “a fondo” y ofreció recompensa por el presunto homicida.

El municipio de Urique, donde se encuentra el poblado de Cerocahui, así como los municipios colindantes se encuentran con fuerte presencia de policías y militares desde hace dos semanas en busca del El Chueco, presunto autor material del asesinato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *