Más

Suscribirse

Redes Sociales

Autoridades de Texas instalan muro acuático en la frontera con México

El gobernador Greg Abbott publicó en sus redes sociales imágenes de las boyas naranjas que se colocarán sobre el río Bravo, cerca de Eagle Pass, que colinda con la localidad mexicana de Piedras Negras.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, hizo públicas en sus redes sociales las imágenes de las boyas naranjas que conforman la barrera acuática que se colocará sobre el río Bravo, cerca de Eagle Pass, que colinda con la localidad mexicana de Piedras Negras, cuya implementación, será supervisada por el Departamento de Seguridad Pública de Texas.

En plena campaña de reelección, el político republicano detalló que, en su primera etapa, la barrera movible abarcará 300 metros de largo; es decir, una minúscula fracción de los más de 2.000 kilómetros por los que fluye el “Bravo” o “Grande”, como es conocido este río en el país norteamericano.

Cabe recordar que Abott ha declarado en diversas oportunidades que la gestión de Joe Biden ha causado una crisis migratoria sin precedentes y que el pasado 8 de junio, el texano promulgó un paquete de leyes orientadas a frenar la llegada de migrantes, así como el trasiego de armas y drogas, y que además aseguró que el enemigo principal de su gestión son los cárteles de México.

Una de las nuevas leyes autoriza que las fuerzas militares puedan usar drones para vigilar la frontera, acción enmarcada en la Operación Lone Star, y otra normativa extiende los derechos de los miembros de la Patrulla Fronteriza estadounidense para detener y registrar a las personas en los puestos de control fronterizos y puntos de entrada, tipificando su actuar como delitos graves bajo la legislación local.

MÁS LEYES Y “ODIO” A LOS CÁRTELES MEXICANOS
Durante el acto de promulgación, el gobernador de Texas, afirmó que estas nuevas leyes garantizan que su estado haga “aún más” para detener la inmigración ilegal y proporcionar nuevas herramientas “para proteger a los texanos y estadounidenses del caos y la crisis de la frontera”.
Otra ley estable la obligatoriedad del resarcimiento económico de hasta 75.000 dólares a los propietarios de tierras que sufran daños durante un allanamiento o cuando se realice un delito por parte de los migrantes ilegales y sean capturados o lo hayan perpetrado allí.

Asimismo, se promulgó una que autoriza al gobernador para realizar pactos con otros estados con el objetivo de combatir la ilegalidad en materia de inmigración, pero la particularidad es que, el resultado de los acuerdos de seguridad que se firmen, no tendrán que ser ratificados por el Congreso.
Esos actos no son nuevos, pues en 2021, pidió Abott al presidente Biden que incluyera a los cárteles mexicanos dentro del grupo de organizaciones terroristas extranjeras, propuesta que fue retomada este año por el senador republicano Lindsay Graham para presentar el proyecto de ley “NARCOS” (Organizaciones y sindicatos criminales notorios, agresivos y despiadados, por sus siglas en inglés).
Es conocido que el combate a la migración ilegal es una de las banderas promocionales del republicano, que le ha valido derrotar por amplia diferencia al candidato demócrata Beto O’Rourke en su última reelección, con la que cuenta tres oportunidades frente al estado de Texas.
REACCIONES

Víctor Treviño, alcalde de Laredo, ciudad ubicada en el margen norte del río Bravo, en el límite fronterizo entre Estados Unidos y México, anunció que se reunirá con Greg Abbott para pedirle que omita a Laredo en el plan para instalar muros o barreras flotantes.
Al respecto, Treviño indicó que: “Esta frontera es de las más seguras, Laredo registra muy poco movimiento de migrantes, aquí no se requiere la implementación de más seguridad de la que ya existe en estos momentos”.
Por su parte, el empresario Jessie Fuentes, propietario de Epi’s Canoe and Kayak Team, dedicado a los tours en Eagle Pass, que opera donde se planea instalar la valla, ha demandado al gobierno de Texas.
Su vocero y abogado Carlos Flores manifestó: “El gobernador de Texas y los demandados no tienen la autoridad legal para instalar esas boyas. La demanda pide impedir la instalación de estas y, si se instalan, que se retiren por orden judicial, porque no tienen permiso”.
Además, al conocer de las leyes promulgadas el pasado 8 de junio por el estado de Texas, el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró que se trata de un ardid electoral por parte de los republicanos debido a la cercanía de las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos.
(CON INFORMACIÓN DE EFE)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *