Más

Suscribirse

Redes Sociales

Australia tendrá en cuenta la esperanza de vida y la sostenibilidad para sus presupuestos

El Gobierno de Australia tendrá en cuenta la esperanza de vida, inclusión y sostenibilidad, entre otros indicadores, para elaborar sus presupuestos, tras publicar este viernes su primer marco nacional del bienestar.

Esta iniciativa, similar a las adoptadas previamente por Nueva Zelanda, Escocia o Canadá, se basa en 50 indicadores sobre cinco categorías: salud, seguridad, sostenibilidad, cohesión y prosperidad.

El marco, titulado “Medir lo que importa”, tiene por objetivo proporcionar información que será utilizada junto a los datos tradicionales para medir la economía, como el producto interior bruto, empleo, inflación y salarios, para elaborar los presupuestos.

Su principal finalidad es “hacer frente a la inflación y sentar las bases para el crecimiento futuro, pero es importante que trabajemos, al mismo tiempo, para alinear mejor nuestros objetivos económicos y sociales en nuestras comunidades y en todo el país”, apunta la oficina del ministro australiano del Tesoro, Jim Chalmers.

El marco nacional destaca que en las últimas décadas los australianos tienen una mayor esperanza de vida -de 85,4 años para las mujeres y 81,3 para los varones- además de mejores oportunidades de empleos, usan mejor sus recursos, son más tolerantes a la diversidad social y confían más en sus pares, entre otras mejoras en una veintena de indicadores.

En este sentido, la renta nacional per cápita de los australianos ha aumentado en un 40 por ciento desde el año fiscal 2002-2003 y se sitúa a día de hoy en los 68,092 dólares australianos (46.132 dólares estadounidenses o 41.407 euros).

Además, los australianos puntuaron en un 7,5 -en una escala de 0 a 10- su satisfacción general con la vida entre 2014 y 2019, aunque durante la pandemia de la covid-19 descendió en 0,3 puntos porcentuales, de acuerdo al informe publicado con el marco.

En contraste, otros doce indicadores han empeorado, especialmente en materia sanitaria, impactado por el aumento en la tasa de enfermedades crónicas a raíz del envejecimiento poblacional, y, en algunos casos, las mayores dificultades para acceder a servicios sanitarios, asistenciales y de apoyo.

Asimismo, los australianos temen más por la seguridad nacional y sufren el impacto de la disminución de la diversidad biológica y la crisis de la vivienda, que absorbe una parte mayor de los ingresos de la población.

El informe apunta además que otros dieciocho indicadores presentan leves cambios.

Chalmers, quien asumió el cargo de ministro del Tesoro del gobierno laborista en mayo de 2022, propuso por primera vez un presupuesto del bienestar en 2020 cuando estaba en la oposición, dos años después de que la entonces mandataria neozelandesa, Jacinda Ardern, presentara su primer presupuesto del bienestar que incluyó datos como la salud mental de sus pobladores. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *