Más

Suscribirse

Redes Sociales

Australia evacúa al último solicitante de asilo del centro de detención en Nauru

El Gobierno de Australia confirmó la evacuación del último solicitante de asilo recluido en un centro de detención en Nauru, en el Pacífico Sur, aunque mantendrá su inflexible política de tramitar a inmigrantes en países terceros, una polémica medida criticada por Naciones Unidas.

“Que hayamos sacado de Nauru al último solicitante de asilo es algo positivo para el país. Ha sido una llaga enconada en la política australiana durante más de una década”, dijo la ministra australiana del Interior, Clare O’Neil, en una entrevista con la emisora pública ABC.

Pero el centro de tramitación de inmigrantes indocumentados en Nauru -situado a más de 4600 kilómetros de Australia- seguirá abierto como parte del “planteamiento general” contra la inmigración ilegal, precisó la ministra, al insistir que para Australia es “muy importante” mantener la fortaleza de sus fronteras.

El último refugiado fue evacuado el sábado con destino a la ciudad de Brisbane y pone fin a más de una década de polémicas tramitaciones de solicitantes de asilo desde esta pequeña nación.

Sin embargo, esta evacuación no supone el fin de la política ya que Australia también cuenta con un centro similar en Papúa Nueva Guinea, donde aún permanecen unos 80 solicitantes de asilo, conforme a los datos de la oenegé Centro de Recursos para los Solicitantes de Asilo (ASCR).

Australia reactivó en 2012 la tramitación de solicitudes de asilo llegados por vía marítima -que se implementó anteriormente entre 2001 y 2008- en un año en el que más de 5000 inmigrantes intentaron ingresar al país a bordo de embarcaciones precarias.

Desde entonces, miles de refugiados fueron acogidos por otros países, entre ellos Estados Unidos y Nueva Zelanda, mientras otros fueron devueltos a sus países de origen o se quedaron en Australia tras ser trasladados para recibir tratamiento médico.

Según el ASCR, unos 14 solicitantes de asilo murieron en los centros de detención en el Pacífico, la mayoría de ellos debido a enfermedades no tratadas, pero también por suicidio o por asesinato en el marco de esta política contra la inmigración ilegal que ha sido criticada por la ONU, Amnistía Internacional, entre otros.

Muchos de estos inmigrantes, entre ellos mujeres y niños, huían de conflictos en Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria; otros han escapado de la discriminación, como las minorías rohinyá, en Birmania (Myanmar), o bidún, en la región del Golfo. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *