Más

Suscribirse

Redes Sociales

Asesinatos contra policías en Sonora provocan renuncia de compañeros

La violencia que ha escalado hasta el asesinato de agentes de la policía en el estado mexicano de Sonora ha provocado la renuncia de decenas de sus compañeros por miedo a que los alcance la muerte.

En las últimas horas, la Fiscalía General de Justicia (FGE) de Sonora confirmó que tres cuerpos hallados sin vida y con señas de tortura, que fueron arrojados en calles de Ciudad Obregón, correspondían a tres hermanos que eran agentes de la Policía Municipal quienes fueron sustraídos y secuestrados por un grupo criminal la semana pasada.

Con ellos tres en el año suman seis agentes asesinados.

Los hechos ocurrieron en una fiesta familiar en el Pueblo Yaqui, una región indígena del estado de Sonora, noroeste de México.

Ante este escenario, en las últimas semanas en el municipio de Cajeme han renunciado 36 policías por el pésimo salario de apenas 3.800 pesos (unos 220 dólares) quincenales y por el riesgo que significa patrullar en una de las regiones más violentas del mundo.

De acuerdo con el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justica Penal, en Ciudad Obregón la tasa es de 155 homicidios por cada 100.000 habitantes.

Según los reportes, el 30 de junio los tres hermanos policías estaban en una fiesta en la comisaría de Pueblo Yaquí hasta donde llegó en camionetas un grupo de hombres armados que se llevó a las víctimas por la fuerza, identificadas como José de Jesús, Carlos Armando y Marco Antonio, todos de apellido López Félix.

A pesar de que la Mesa Estatal de Seguridad advirtió de un intento para intentar rescatarlos con vida, los sicarios que se los llevaron lograron entrar a Ciudad Obregón para abandonar los cuerpos embolsados y torturados.

Como posible móvil de este crimen la FGE informó que la línea de investigación está dirigida hacia uno de los grupos delincuenciales, ya identificado, que operan en la región.

RENUNCIAN DECENAS DE POLICÍAS

Hace unos días, José Trinidad Gil Salazar, presidente de la Unión de Gendarmes en Cajeme, anunció que al menos 36 policías habían renunciado por el pésimo salario, la falta de armas y uniformes, además de la inseguridad, pues en el año suman seis agentes asesinados.

“Tienen cinco años sin darnos uniforme, los chalecos antibalas han cumplido su vida útil y los criminales nos superan en armamento, además los mandos nos amedrentan por manifestarnos para exigir aumento de salario, el discurso oficial era que ganaríamos 16.000 pesos (935 dólares)”, aseguró el policía.

Además del asesinato de los tres hermanos, este mismo año han sido ejecutados otros tres policías en Cajeme, crímenes que permanecen impunes.

En el municipio de Cajeme, conformado por Ciudad Obregón y el territorio indígena Yaquí, operan dos grupos de la delincuencia organizada: “La Plaza”, que formó el capo Rafael Caro Quintero y del que hacen parte sus familiares, y “La Chapiza”, con su brazo armado de “Los Salazar”, que controlan la mayor parte del territorio de Sonora. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *