Más

Suscribirse

Redes Sociales

Argentina recupera para la “memoria” un avión de los siniestros “vuelos de la muerte”

El avión desde el cual la última dictadura argentina (1976-1983) arrojó en 1977 al agua a doce personas detenidas ilegalmente, entre ellas tres de las primeras Madres de Plaza de Mayo, fue recuperado y presentado en Buenos Aires como un modo de no olvidar los horrorosos “vuelos de la muerte”.

El avión Short Skyvan llegó a Argentina procedente de Illinois (Estados Unidos), donde era operado por la empresa Win Aviation para la práctica de paracaidismo hasta su compra por parte del Estado argentino, que ahora lo exhibirá en el Museo Sitio de Memoria de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), donde funcionó el mayor centro clandestino de detención del sangriento régimen de facto.

“Trabajamos para que ese avión vuelva como testimonio de la tragedia argentina. Me impactó mucho pensar para qué sirvió ese avión, cuántas vidas hacia la muerte trasladó ese avión”, afirmó el presidente argentino, Alberto Fernández, en un mensaje grabado, ya que se encuentra en Brasil en visita de Estado.

En el acto de presentación de la aeronave estuvieron presentes representantes de organismos de derechos humanos, la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández, y otros miembros del Ejecutivo, entre ellos el ministro de Economía y candidato a la Presidencia por el oficialismo, Sergio Massa.

Según pudo comprobarse, el avión participó en un vuelo el 14 de diciembre de 1977 con los “doce de la Santa Cruz”, el colectivo de Madres de Plaza de Mayo y otros parientes y activistas que se reunían en la iglesia de la Santa Cruz, de Buenos Aires.

VUELO SINIESTRO

Los integrantes del grupo fueron secuestrados entre el 8 y el 10 de diciembre de 1977, cuando planeaban la publicación de un anuncio en un periódico para reclamar por los desaparecidos por la dictadura.

En ese grupo estaba Azucena Villaflor, una de las catorce fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, la organización de mujeres que se habían unido en abril de ese año para reclamar por sus hijos desaparecidos por el régimen.

También eran parte del grupo de la Santa Cruz Esther Ballestrino y María Ponce, quienes se habían unido a Madres de Plaza de Mayo poco después de la fundación de la organización.

“Es tan horrorosa la historia que me cuesta contarla porque no puedo creer que lo último que mi mamá haya visto fuera un avión que las tiraba al mar”, sostuvo Cecilia De Vincenti, hija de Villaflor.

Siete de los miembros del grupo, entre quienes se encontraba la religiosa francesa Alice Domon, fueron secuestrados el 8 de diciembre de 1977 a la salida del templo por un grupo de tareas comandado por Alfredo Astiz, integrante de la Armada.

Otros tres integrantes del grupo fueron secuestrados ese mismo día en otros sitios.

Dos días después, el 10 de diciembre de 1977, el anuncio que preparaban fue publicado en el diario La Nación y esa misma jornada fueron secuestrados otras dos miembros del grupo, la también religiosa francesa Leonie Duquet y Villaflor.

Todos fueron llevados a la ESMA, donde fueron torturados, y el 14 de diciembre fueron arrojados vivos al mar en uno de los que se conoció como “vuelos de la muerte”.

Cinco de los cuerpos aparecieron a finales de diciembre de 1977 en las costas bonaerenses y fueron enterrados sin identificar en un cementerio de la localidad de General Lavalle y en 2005 fueron identificados como los restos de Duquet, Angela Auad, Villaflor, Ballestrino y Ponce.

POR LA MEMORIA

Mabel Careaga, hija de Esther Ballestrino, resaltó la importancia de que el avión se exhiba en la exESMA “como un legado para la construcción de la memoria histórica”.

El Skyvan fue descubierto por el fotógrafo italiano Giancarlo Ceraudo y la periodista y superviviente de la dictadura Miriam Lewin hace más de una década.

En marzo de 2020, los familiares y compañeros de los “doce de la Santa Cruz” comenzaron a hacer gestiones ante el Gobierno de Argentina para recuperar la aeronave, y finalmente el Ministerio de Economía decidió comprar el avión.

A este respecto, Massa sostuvo que el avión “es un símbolo de la oscuridad de Argentina” y que su exhibición ayudará a “visibilizar la idea de que en la Argentina nunca más podemos recorrer las páginas de oscuridad de nuestra historia”. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *