Más

Suscribirse

Redes Sociales

Argentina elegirá en octubre “entre dos oficialismos”, según jefe de gabinete

Fue concejal, diputado, candidato a gobernador, ministro de Defensa y responsable de Inteligencia; ahora Agustín Rossi es jefe del gabinete del Gobierno argentino, puesto desde el que coordina los ministerios y en el que recaen “algunos asuntos políticos” delegados por el presidente, Alberto Fernández.

Persona de confianza del mandatario peronista y de la vicepresidenta, Cristina Fernández, como lo fue de su esposo, el expresidente Néstor Kirchner, afirma sentirse “muy cómodo” entre ambos y evita “hacer cualquier especulación” sobre sus posibles candidaturas electorales.

Apenas un mes y medio después de convertirse en el tercer jefe de gabinete de Fernández, después de Santiago Cafiero -actual canciller- y de Juan Manzur -hoy gobernador de Tucumán-, Rossi recibe a EFE en su despacho de la Casa Rosada.

En plena atmósfera preelectoral, el santafesino resalta lo particular de unos comicios que, según él, no serán “entre oficialismo y oposición”, sino “entre dos oficialismos”, el actual y el que gobernó entre 2015 y 2019 con un Mauricio Macri ahora fuera de escena; y no duda en calificar de “fascista” al libertario Javier Milei, el ‘outsider’ de la política argentina.

¿CANDIDATO PARA CUÁNDO?

Ante el anuncio de varios opositores, como el actual alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y la exministra de Seguridad Patricia Bullrich -ambos del PRO, el mismo partido de Macri-, de que aspirarán a la Presidencia argentina y del exmandatario liberal de que no será candidato, persiste la indefinición en el oficialismo.

El 24 de junio deben presentarse las listas para las elecciones PASO (Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) que se celebran el 13 de agosto, por lo que Rossi afirma que el peronismo entra “en tiempo de descuento” y que “el mes de abril va a ser importante desde ese punto de vista”.

Por el momento, Alberto Fernández no ha decidido si se presenta, aunque, aclara su jefe de gabinete, “siempre ha reivindicado para él el derecho constitucional de poder ser reelecto”; y Cristina Fernández, a la que define como “dirigente política excepcional”, dijo que no sería “candidata a nada” en diciembre pasado.

Nombres como los de Sergio Massa y Eduardo ‘Wado’ de Pedro, ministros de Economía e Interior, respectivamente, y Daniel Scioli, embajador en Brasil, aparecen en las quinielas, pero el jefe de gabinete no se pronuncia y solo comenta que “seguramente” habrá PASO en el lado peronista.

“Eso también va a ser un hecho nuevo, porque vamos a tener primarias en las dos coaliciones más importantes (la oficialista Frente de Todos y la opositora Juntos por el Cambio) y tenemos un tercero con expectativas electorales”, explica en alusión a Milei, de La Libertad Avanza.

Sobre este, Rossi comenta que su “discurso violento” lo acerca “claramente a posiciones fascistas” y que su figura entronca con “líderes políticos que utilizan a la democracia para acabar con la democracia”.

En medio de la crisis económica y social que transita Argentina, con más del 100 % de inflación y la mitad de la población en la pobreza, el descontento con la clase política es uno de los motivos para caer en brazos de los antisistema; no obstante, el exministro advierte sobre “los males” que estos generan.

“No es que esta oleada de los Milei llega como vanguardia a Argentina, llega como coletazo de lo que pasó con (los expresidentes de EEUU Donald) Trump y (de Brasil Jair) Bolsonaro”, comenta Rossi recordando los efectos perniciosos de sus gestiones.

Y destaca que “la política es la única herramienta que tienen los pueblos para producir transformaciones sociales y para defenderse”.

HERENCIA DE MACRI

Al hacer balance de la gestión de Alberto Fernández, Rossi destaca la generación de empleo, que deja el paro en un 6,3 %, uno de los “datos más bajos en la Argentina en su historia”; el nivel de obra pública y la política de vivienda; la federalización de recursos de ciencia y tecnología; la política de derechos humanos y la educación.

En el “debe”, dice, la inflación y la pérdida de poder adquisitivo del salario son, “sin ninguna duda”, las materias en las que seguir trabajando “para mejorarlas claramente”.

Respecto a los datos negativos, el jefe de gabinete alude a “los problemas” heredados de “la gestión anterior”, la de Macri, de quien, por otra parte, afirma haber tenido claro que “no iba a ser candidato”.

“No creía que él se iba a tomar el riesgo de someterse a una segunda derrota”, explica en alusión a las elecciones de 2019, en las que cayó ante el actual presidente.

“Lo que sí me gustaría de Macri es lo que le debe a los argentinos: una autocrítica”, comenta Rossi y recuerda el 54 % de inflación existente en 2019 y la deuda de 56.000 millones de dólares con el FMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *