Más

Suscribirse

Redes Sociales

Argentina aprueba la venta libre de la “píldora del día después”

El Gobierno argentino resolvió permitir que la Anticoncepción Hormonal de Emergencia (AHE), conocida como la “píldora del día después”, se adquiera en las farmacias sin necesidad de contar con una receta.

Una resolución del Ministerio de Salud publicada en el Boletín Oficial establece la “venta libre” de los medicamentos que contengan 1,5 miligramos del componente levonorgestrel, considerado la “última oportunidad de anticoncepción” tras una relación sexual y que reduce la mortalidad y morbilidad materna causada por los abortos inseguros.

El levonorgestrel (LNG) es un progestágeno aprobado como anticonceptivo hormonal de emergencia que constituye una alternativa segura, efectiva y simple de utilizar para evitar un embarazo, afirma la norma.

La AHE puede utilizarse hasta 120 horas luego de una relación sexual sin protección o en la que el anticonceptivo falló o se usó de modo inadecuado o luego de una relación sexual forzada, en tanto su efectividad es mayor dentro de las 72 horas, especialmente si se toma dentro de las primeras 12 horas.

La especialidad medicinal “levonorgestrel 1.5 mg” se comercializa desde hace más de diez años en el país, y ahora el Ministerio de Salud indica que “para aumentar su efectividad, es preciso asegurar mecanismos que faciliten el acceso inmediato o lo más rápido posible al método”.

En Argentina ya se podía acceder de forma gratuita a estos anticonceptivos en los centros de salud y hospitales y su provisión también está incluida en las prestaciones gratuitas de los servicios de salud.

El Gobierno argentino recuerda que se trata de una estrategia recomendada por la Organización Mundial de la Salud y que el insumo está disponible en la mayoría de los países.

En Argentina, el aborto está habilitado bajo la Ley de Interrupción Voluntaria y Legal del Embarazo, una normativa que permite abortar hasta la semana 14 de gestación. En el caso de las menores de 13 años, deben estar asistidas por una persona que ejerza “formal o informalmente” los roles de cuidado para acceder a este derecho. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *