Ante las presiones de EE. UU. , Moscú y Beijing realizan ejercicios militares conjuntos en China

952 vistas
4 min lectura

Del 9 al 13 de agosto Moscú y Beijing celebraron ejercicios militares conjuntos de gran calado en la región de Ningxia—frontera con la provincia autónoma islámica de Xinjiang—, en la parte centro-norte de China bautizados “Sibu/Cooperación-2021” que aglutinaron a más de 10,000 tropas terrestres, además de sus fuerzas aéreas respectivas (https://tmsnrt.rs/2UdMZZY).

Destacó la coordinación de 4 aviones de combate de “propósitos múltiples”, los célebres Su-30SM,que realizaron su entrenamiento aéreo con los aviones de combate chinos J-11 y J-7.

A juicio de los observadores, la principal característica de tales ejercicios se centra en que por primera vez los militares rusos usaron armas chinas.

Según Alexander Lomanov, vicedirector del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de Rusia,“el significado de tales ejercicios es no solamente incrementar la efectividad de combate de los 2 ejércitos y su prestanza para acciones conjuntas”, sino que, además de los aspectos meramente técnico-militares, las maniobras Sibu/Cooperación-2021 comportan un valor agregado significativo:“incrementan la capitalización geopolítica de Rusia y China ante los ojos de Occidente (https://bit.ly/3CEz14u)”.

No faltan políticos y analistas “occidentales” que juzgan la incompatibilidad de una íntima interacción tecno-militar entre Rusia y China que encubrieron contradicciones internas de estrategia, comunicación, logística e interoperabilidad, lo cual es desechado en forma contundente por Lomanov, quien exulta que “las maniobras envían una clara señal a esas fuerzas en Occidente que esperan dividir a Moscú y a Beijing”. La prístina señal sería en que hoy “Rusia y China son justamente un valor colectivo(sic) en la geopolítica moderna”.

Por su parte, Dmitry Mosyakov—Director del Centro de Estudios del Instituto Oriental Ruso para el Sudeste Asiático, Australia y Oceanía—, aduce en forma persuasiva que “la intensificación de la política estadounidense en las direcciones de China y Rusia obligan a Moscú a Beijing a vislumbrar nuevas maneras para contrarrestar la presión creciente de EE. UU. y sus aliados, quienes consideran a Rusia y a China como las principales amenazas a su seguridad”.

Según el portal South Front, “un nuevo nivel cualitativo de interacción que demostrarán los militares de Rusia y China durante las maniobras Sibu/Cooperación-2021 recordará a Occidente y a la región Indo-Pacífico que la idea de aislar a Beijing y de crear un frente unido anti-chino se ha vuelto completamente inviable”—en referencia a la presión regional colectiva encabezada por EE. UU. contra China durante los encuentros de cancilleres de la Asociación del Sudeste Asiático(10-ASEAN) y de la Cumbre de Asia Oriental durante la primera semana de agosto, en las que el Secretario de Estado, Antony Blinken, advirtió a China de cesar sus reclamos catastrales sobre el Mar del Sur de China (https://bit.ly/3fXD4iC).

En fechas recientes la región del Mar del Sur de China ha intensificado la presencia de embarcaciones militares de EE. UU. y Gran Bretaña, a las que China ha replicado con maniobras similares de exhibición de su musculatura marítima.

http://alfredojalife.com

https://www.facebook.com/AlfredoJalife

http://vk.com/id254048037

https://www.youtube.com/channel/UClfxfOThZDPL_c0Ld7psDsw

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Ángel Metropolitano 297

Siguiente noticia

López Obrador promete justicia por joven asesinado por policías