Más

Suscribirse

Redes Sociales

Algo con lo que conectamos

Un relato maya decía, como bien lo mencionaba el maestro Julio Cortázar, “me caigo, me levanto; me caigo y me vuelvo a levantar”.

Lo enredado que está el ambiente para muchos políticos, gracias a sus aspiraciones desmedidas o señales mal entendidas –pocos del equipo del Presidente–, serán los que le digan a nuestro mandatario: así llegamos, así nos vamos; cumplimos el comenzar a preparar el terreno para los cambios estructurales.

Así nos encontramos, pero vamos mejorando y anidando la tierra.  Aunque parezca imposible, hicimos más de lo que pudimos y seguiremos haciendo hasta el último día de nuestra encomienda, aunque muchos críticos dirán de todo.

Algunas críticas serán sanas y otras de mala leche, pero se hace lo que se puede, con lo que tenemos, porque se recibió un país destrozado por la corrupción, la violencia y la impunidad.

Un país que hoy, como lo pongan o a quien le quieran colgar la medalla, tiene una economía sana al día de hoy.

Basta voltear a América –de habla hispana–, para ver las realidades. Muchas son las grandezas de México, geográficas y culturales; a pesar de ser un país conquistado, mutilado y saqueado, hoy emerge como un gran destino turístico (con temas de violencia que hay que resolver, y con certeza jurídica), además de ser una nación que va ocupando su lugar en la economía mundial al tener mano de obra de primera y maquilas textiles y de metal mecánica del mismo nivel.

Dato mata relato. Y son datos que, dentro de los cambios geopolíticos, la política de no intervención ha sido otro aspecto al mostrar soberanía sin ofender a nadie.

En el día a día en muchas tertulias, se maneja quién sucederá al presidente López Obrador, quién será capaz de llenar sus zapatos y a quién le tocará hacer cumplir la ley y que paguen los que faltaron a su confianza, que cada día se llena más la lista.

Como el comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Francisco Garduño Yáñez, quien no ha tenido la honradez –hasta este momento– de decir públicamente “me equivoqué” o “soy responsable”, en el lamentable tema de los 40 migrantes muertos en un centro migratorio de Ciudad Juárez. De todo lo que ya sabemos, y más del INM, el honor es algo que ni en los diccionarios de algunos políticos se conoce.

Claro que todavía falta mucho, pero a casi el 20% de concluir el sexenio, se carecen de muchas iniciativas de la bancada de Morena en vía de mejoras estructurales en beneficio del país, y solo se fijan cómo contestarle a la oposición –antes partidos en el poder– como si la política fuera un juego de vencidas.

Qué triste Congreso tenemos, donde denostar y desprestigiar es el pan de cada día. A ver quién grita más o quién se victimiza hasta desgarrarse las vestiduras.

Existen muchos tópicos en temas penales, sanciones a jueces corruptos, asuntos de seguridad, rendición de cuentas y castigo a los funcionarios corruptos de todos los niveles. También, ¿por qué no premiar a los que sí hacen bien su trabajo y sudan la camiseta?

Poco se habla del campo, que lleva décadas de crisis. Poco se habla de un plan de rescate agrario. Poco se habla de lo mucho que hay por mejorar el rubro de Salud, y creen que seguir haciendo un Frankenstein de la Salud arregla los temas en este rubro cuando el IMSS dejó fuera de su catálogo de enfermedades a muchas de ellas que están viviendo miles de mexicanos.

Alguna vez el presidente Fox nombró a Gilberto Rincón Gallardo como encargado de temas para personas con capacidades diferentes y sólo hubo opacidad en el gasto bestial.

O en los temas indígenas, donde también en la administración de Fox, Xóchitl Gálvez Ruiz tuvo recursos enormes –como titular de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas– y los resultados son de vergüenza y deuda también con nuestros hermanos indígenas.

Afortunadamente hoy el DIF nacional, sí cumple de manera honorable la encomienda de apoyos, pero muchos son los rubros que se necesitan seguir mejorando en muchas áreas de gobierno.

Comencemos a ver la realidad contra la manera como matizan algunos medios al gobierno del mandatario López Obrador.

A los aspirantes podríamos decirles el dicho popular “del plato a la boca se cae la sopa”; mejor trabajen más en su encomienda.

México hoy es líder de muchos temas a nivel Latinoamérica, con asignaturas pendientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *