Más

Suscribirse

Redes Sociales

Alcaraz tiene su “plan D”

Para derrotar a Novak Djokovic en la semifinal de Roland Garros, Carlos Alcaraz tendrá que urdir un plan, que pasa por encontrar la fórmula de dominar a uno de los mejores tenistas de todos los tiempos. Pero también por bajar la euforia creada tras el partidazo que completó contra Stefanos Tsitsipas.

Sobre lo primero, el clan Alcaraz se muestra reservado: “No vamos a dar todos los secretos, pero tenemos que estar preparado”, asegura su entrenador, Juan Carlos Ferrero, que reconoció que prepararán el partido “dese el punto de vista técnico” y tratarán de “anticipar los esquemas de juego, las situaciones difíciles”.

Con dos días de por medio, han decidido cambiar los hábitos. Alcaraz no se había entrenado en los días de descanso tras sus anteriores victorias en Roland Garros, pero esta vez se ejercitó durante unos 50 minutos en una de las pistas secundarias del complejo.

Bajo la atenta mirada de su padre y su abuelo, quien le metió el gusanillo del tenis, el jugador hizo los primeros ejercicios desde que en los días previos a su debut entrenó con Tsitsipas y con Roberto Bautista.

“Pensamos que la recuperación es más importante”, aseguró el entrenador, que no reveló si este jueves se ejercitará.

Alcaraz pasó más de 20 minutos firmando autógrafos antes de proseguir con sus rutinas de preparación del duelo.

El tenis de Djokovic no es un secreto para nadie, pero el equipo del español quiere tenerlo todo listo. La otra parte de la preparación se ha centrado en no creerse ganadores antes de saltar a la pista, algo que puede suceder ante el elevado nivel que ha mostrado en la pista.

El propio Alcaraz comenzó a hacerlo tras derrotar a Tsitsipas y asegurar que “mientras esté Novak aquí, siempre va a ser el favorito”.

El murciano recordó el currículum de Djokovic, camino de su tercer Roland Garros, que sumado a los otros 20 grandes que figuran en sus vitrinas le convertirían en el hombre con más Grand Slam de la historia.

Si la velocidad del español y la potencia de sus raquetazos acabó haciendo que Tsitsipas pareciera un tenista del montón y no el número 5 del mundo, nadie en el equipo de Alcaraz piensa que eso sea posible frente a Djokovic.

El serbio está hecho de esa pasta de los insumergibles, como Nadal, esos tenistas con aguante y recursos para encontrarle la salida al laberinto más difícil. La última demostración la dio en sus cuartos contra el ruso Karen Khachanov, que arrolló al serbio en el primer set y buena parte del segundo.

A cinco sets, el margen es mayor y Djokovic sabe que si el ímpetu de Alcaraz le arrastra en los primeros compases del partido, tiene tiempo para reaccionar, lo que resta valor como referencia al único duelo entre ambos hasta ahora, las semifinales del torneo de Madrid del año pasado.

El partido, ajustado, se dirimió en el juego de desempate del tercer set y cayó del lado del español. Desde entonces, Alcaraz ha madurado mucho, ha levantado en Estados Unidos su primer Grand Slam y ha progresado en su tenis.

Tras aquel duelo, Alcaraz llegó a Roland Garros con muchas expectativas puestas en su juego, pero no logró superar los cuartos de final contra el alemán Alexander Zverev. Hoy Alcaraz es otro.

Menospreciar a un rival así sería un error, consideran en el equipo del español, que sabe que el tenis del serbio irá en ascenso a medida que se acercan las rondas decisivas.

“Nos esperamos al Novak más fino, hemos visto muchas veces el nivel que puede dar cuando está al máximo y no nos esperamos nada menos”, señala el entrenador.

Mientras que para Alcaraz será su segunda semifinal de un Grand Slam, el serbio pisa un terreno que conoce bien, puesto que ya ha jugado 44 semifinales de un grande, once de ellas en Roland Garros.

El serbio también trató de quitarse presión cuando dijo que el español “es el rival a batir”.

Perro viejo, Djokovic comparó a Alcaraz con “cierto zurdo de su misma nacionalidad”, en una clara referencia a Nadal, sabedor que las referencias al mallorquín elevan el listón de exigencia del español.

El serbio llega siguiendo su propio plan, del de pasar el menos tiempo posible en la pista para preservar su organismo a sus 36 años. “Ya no soy el mismo que hace diez”, repite el de Belgrado, que también ultima su plan para derrotar español. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *