Más

Suscribirse

Redes Sociales

Al menos 29 detenidos en Egipto por estafar con una aplicación informática

Las autoridades egipcias anunciaron este sábado la detención de 29 personas, entre ellas 13 extranjeras, por ser miembros de una red criminal que ha estafado 19 millones de libras egipcias (casi 620.000 dólares) a través de una aplicación informática en plena crisis económica en el país árabe.

Los detenidos, cuyas nacionalidades no han trascendido, eran los responsables de gestionar la aplicación “HoogPool” desde dos casas en El Cairo, informó el Ministerio del Interior en un comunicado.

Fueron detenidos por “estafa, fraude y apoderarse del dinero de los usuarios” después de convencerlos a invertir sus fondos para tener ganancias diarias en un momento en el que la crisis económica del país ha hecho que la gente sea más susceptible a este tipo de estafas y que algunos busquen formas de ganar dinero rápido.

Según la nota, los detenidos confesaron haber formado una banda que tenía como objetivo atraer personas que “buscaban tener ganancias rápidas por internet” y robaron su dinero a través de carteras electrónicas para después enviarlo al exterior a través de Bitcoin.

Te podría interesar: Gobierno peruano reanuda programas sociales en región más afectada por crisis

También confesaron que cerraron la aplicación después de hacerse con el dinero y dijeron que iban a lanzar otra aplicación llamad RIOT con el mismo fin criminal, se apunta en el comunicado.

HoggPool, que apareció en agosto, era una plataforma en línea que afirmaba ofrecer servicios de minería y comercio de criptomonedas a cambio de una comisión, y prometía altos rendimientos de la inversión.

Egipto, con una población de más de 104 millones de habitantes, sufre una crisis económica desde hace varios años que se ha agudizado notablemente tras la invasión rusa de Ucrania y la inflación global, y cuyas repercusiones han afectado a una importante parte de la población del país norteafricano.

La crisis obligó al Gobierno egipcio a acudir de nuevo al Fondo Monetario Internacional en busca de nuevos programas de ayuda, que se unen a los otros dos que ya pidió desde 2016.

Esos programas exigen la limitación de los subsidios al combustible y la libre flotación de la moneda local, que ha perdido casi la mitad de su valor en un año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *