Más

Suscribirse

Redes Sociales

AI denuncia discriminación continuada de mujeres, inmigrantes y LGTB en Japón

El informe anual de Amnistía Internacional (AI) denuncia la “continuada” y “arraigada” discriminación de mujeres, inmigrantes y personas LGTBI en Japón, así como la “deficiente actuación” del país en la lucha contra el cambio climático.

En su informe sobre la situación de los derechos humanos 2022/2023, la ONG subraya un año más la falta de avances del país asiático sobre las personas LGTBI, y señala en particular el fallido proyecto de ley contra la discriminación por motivos de orientación sexual, identidad y expresión de género y características sexuales.

El documento se hace eco de distintas resoluciones judiciales que respaldan el no reconocimiento del matrimonio homosexual en el marco de la Constitución nipona, así como una reciente sentencia del Tribunal del Distrito de Tokio que concluyó que esto suponía una vulneración de los derechos humanos de estas personas.

Asimismo, el informe subraya que las mujeres continúan “muy infrarrepresentadas en el ámbito político” y constituían solo el 10,6 % de la representación en las asambleas de las prefecturas niponas en 2022.

En cuanto a derechos de las personas refugiadas y migrantes, AI denuncia que se sigue sometiendo a los extranjeros indocumentados “a reclusión prolongada y trato inhumano” en centros para inmigrantes.

El informe recoge la controvertida reforma de la ley para el control de la inmigración, una propuesta que sigue en el aire y que entre otros puntos no establece períodos máximos de detención, lo que ha suscitado protestas en Japón y sucesivas denuncias de organizaciones defensoras de los derechos humanos.

En lo que respecta a la crisis climática, Amnistía Internacional señala que Japón “siguió siendo el mayor financiador público mundial de proyectos de petróleo, gas y carbón, y uno de los mayores usuarios de carbón para generar electricidad”, políticas que “socavaban los objetivos del Acuerdo de París”, según el informe.

El Gobierno que lidera Fumio Kishida mantiene en vigor su plan energético básico aprobado en octubre de 2021, que incluye los objetivos de descarbonizar la economía japonesa para 2050, y de reducir los gases de efecto invernadero en un 46 % con respecto a las cifras de 2013 (año base) para 2030.

Estas metas “no llegaban al nivel necesario para cumplir el objetivo del Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura media a 1,5 °C”, destaca el informe.

El plan energético nipón también prevé mantener el 19 % de la energía generada con carbón, lo cual “no se ajustaba a la necesidad de reducir progresivamente el empleo de carbón hasta eliminarlo casi por completo para 2030”.

Japón, además, tenía el año pasado en funcionamiento 166 plantas eléctricas de carbón y continuaba planificando la construcción de nuevas plantas de este tipo, lo que “retrasaba la transición a fuentes de energía renovables”, según AI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *