Más

Suscribirse

Redes Sociales

Acoso Laboral

Un tema muy importante, en ética para las empresas, es el relativo al acoso y hostigamiento laboral. Es un problema que siempre ha existido, solo que actualmente hemos despertado a la conciencia de no permitirlo más.

De acuerdo con Género, salud y seguridad en el trabajo, de la Suprema corte de Justicia de la Nación en México, los daños morales, físicos y psicológicos del hostigamiento laboral, producen los siguientes efectos: ansiedad, depresión, estrés, fatiga, insomnio, aislamiento, baja autoestima y enfermedades físicas y mentales que pueden llegar hasta el suicidio.

Pues bien, en qué consiste este acoso laboral, también llamado mobbing. Existen algunas características que nos ayudan a identificar si hemos sido víctimas de acoso laboral, como ejemplo les presentaré algunas de ellas: que la autoridad designe trabajos denigrantes a algunos de sus empleados, que se otorguen trabajos repetitivos e inútiles a ciertas personas. Otro más, que a algunos empleados se les dé exceso de trabajo, que no fue pactado con anterioridad, o por el contrario se le deje en “el congelador” sin asignarle ningún tipo de labor.

También encontramos, responsabilizar a una persona sin justificación, cambiarla de puesto sin previo aviso. Asimismo, es violencia laboral mantener incomunicados a los empleados, enfrentar a los compañeros de trabajo para que discutan entre ellos

Por otra parte, también se consideran acoso laboral, las críticas constantes a la vida privada del personal, amenazar con despedir al empleado, gritar, insultar, amenazar de cualquier forma, y burlarse de la persona, ya sea en privado o de manera pública. Y no menos importantes, desvalorizar el trabajo de alguien, ningunear, ignorarla o amplificar los errores que comete.

Como verás, querido lector, son muchas las prácticas violentas de las que no nos habíamos dado cuenta, o si bien sabíamos que lo eran, no nos atrevíamos a denunciar.

La buena noticia de hoy es que cada día hay más conciencia de la violencia y esto, sin duda, irá provocado que el abuso laboral vaya descendiendo en nuestro mundo.

¿Qué falta mucho por hacer? Sin duda muchísimo, lo importante es que empezamos a dar los primeros pasos. Por eso, la ética nos hace analizar y reflexionar acerca de la dignidad humana, en donde el respeto y la empatía hacia los demás es principio vital para mejorar nuestras deficiencias humanas. Les recuerdo, nadie tiene derecho a humillarnos y lastimarnos ni física, psicológica o moralmente hablando. El ser humano no es perfecto, en ocasiones nos dominan las pasiones, sin embargo, somos perfectibles, esto significa podemos ser y hacer las cosas mejor que ayer. Y tú ¿qué piensas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *