/

Aburto, con queja ante CNDH, busca reabrir su caso; verdad histórica de caso Colosio, con amenazas y violando DH

237 vistas
7 min lectura

Por Fermín Sánchez

 

Una queja del preso en el Centro Federal de Readaptación Social No. 12 CPS Guanajuato, Mario Aburto Martínez, por malos tratos en prisión podría ayudar a esclarecer el magnicidio del candidato del PRI a la presidencia, Luis Donaldo Colosio Murrieta, en 1994 que cimbró la política mexicana.

Aburto denunció ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que “es víctima desde el año de 1994 hasta la fecha, de diversas conductas, como tratos crueles, inhumanos, degradantes, y de tortura, que vulneraran su integridad física y psicológica”.

Ante esto, la CNDH dio a conocer que investigarán actos de tortura y malos tratos, así como negación al derecho a la salud, en agravio de Mario Aburto Martínez acusado de asesinar a Luis Donaldo Colosio, también revisará el caso del homicidio del político a la luz de las nuevas evidencias y declaraciones que el peticionario aporte; por lo que podría quedar al descubierto una vez más que la verdad histórica en este caso no tiene sostén, dicho esto con base al expediente abierto por la FGR el 21 de Junio de 2019.

Aburto en su queja ante la CNDH pidió “la reapertura de su caso, toda vez que considera necesario que se le dé a conocer toda la verdad del mismo a la sociedad”.

 

 

Y es que en el expediente con 74 tomos y 179 mil páginas con varias declaraciones, se puede observar que la verdad histórica del caso Colosio se hizo igual que la de Ayotzinapa a base de amenazas y violaciones a los derechos humanos; la declaración principal para encarcelar a Aburto era la de su novia Graciela González Díaz una joven de 16 años que declaró que Aburto le había dicho que sabía utilizar armas y que era integrante del Partido Cardenista, donde lo conocían como el Caballero Águila, sin embargo en la ampliación de la declaración en el expediente abierto ella se retractó y dijo que él nunca le dijo nada y que la amenazaron, aún así lo consignaron como verdad.

Otra irregularidad más en el proceso judicial que duró apenas 8 meses, es que en la versión oficial del caso Colosio decía que 9 elementos de la Policía Federal vieron disparar los dos tiros a Aburto al candidato priísta, pero en el expediente en la ratificación aseguran que ninguno estuvo ahí y les dieron una hoja a firmar, sin embargo, también lo consignaron como verdad.

Además, otro de los puntos importantes, es cuando la Procuraduría General de la República (PGR) aseguró que se basaron para consignar que Aburto fue un asesino solitario con la declaración de dos de sus primos, Marcelino y Mauricio Ortiz que decían que Mario les había presumido un arma, sin embargo, en la ampliación de declaración, estos familiares aseguraron que los amenazaron con “echarlos en un hoyo” si no decían eso.

EL ASESINO SOLITARIO…

Hace unos días su hijo, Luis Donaldo Colosio Riojas ahora candidato por la alcaldía de Monterrey señaló que el no creía lo del asesino solitario y que el motivo de homicidio pudo ser político.

“Ciertamente la conclusión final del asunto, de esa teoría del asesino solitario, no nos la creemos nadie, sabemos en nuestro fuero interno, en nuestro corazón, que hay otras fuerzas oscuras que movieron eso; difícil es también concluir, como muchas teorías lo señalan, que fue un crimen de Estado, pero sí va más orientado hacia lo político que otra cosa, nadie podemos negar eso”, señaló.

En el expediente también podemos encontrar una prueba de pólvora que probaba que un agente del Cisen Jorge Antonio Sánchez Ortega disparó un arma ese día y a pesar de eso lo dejaron libre.

 

Aunque es aventurado, es una incógnita si el Estado estuvo enterado o fueron culpables Mario Aburto en su declaración señala que un agente le dijo que el expresidente Carlos Salinas de Gortari quería hablar con él para negociar,” Y que lo que el declarante quisiera el presidente se lo iba a dar, pero que el de la voz tenía que prestarse a lo que él dijera y que dijera que le había pagado un partido”.

La periodista Laura Sánchez Ley quien publicó un libro titulado Aburto, Testimonios desde Almoloya, señaló que “no hay condiciones para la reapertura del caso Colosio. No fantasiemos: la SEGOB a través de una solicitud de información me dijo que jamás han evaluado la posibilidad de una reapertura y no existen registros de que ocurra. La CNDH lo sabe. Es una postura mediática”.

Dato
La solicitud del acusado podría abrir el caso del excandidato priísta, una de las mayores intrigas políticas en la historia de México

Dato
Colosio fue asesinado el 23 de marzo de 1994 en un mitín en Lomas Taurinas, Tijuana, Baja California

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Enfermos de artritis en crisis por falta de tocilizumab en el Hospital Darío Fernández del ISSSTE

Siguiente noticia

Preguntarse…