Más

Suscribirse

Redes Sociales

Asma grave: Abordaje multidisciplinar para evitar el descontrol

Asma grave: Abordaje multidisciplinar para evitar el descontrol

El modo en el que se trata al paciente condiciona el control de la patología, su calidad de vida y reduce la mortalidad; un nuevo comité de especialistas aborda de manera multidisciplinar el asma grave.

Un grupo de 92 especialistas publicó un consenso sobre el abordaje multidisciplinar y secuencial de los pacientes con asma grave en España, una patología que afecta hasta a un 10% de los asmáticos y que en el 50% de las ocasiones se encuentra en descontrol.

Y es que, en el mundo, aunque la prevalencia varíe, el asma grave tiene una presencia incuestionable.

En Europa occidental la padece hasta un 18% de los pacientes con asma. En Estados Unidos puede llegar a un 19%. En Europa central a más del 30%. Al hablar de España, entre el 5 y 10% de la población padece de asma, de los cuales un 10% de manera agravada.

Ante estas cifras, el abordaje multidisciplinar se torna en una necesidad.

Ante esta realidad, neumólogos especialistas de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) actualizaron un nuevo documento de consenso, en el que participa un comité coordinador de cuatro especialistas, un grupo elaborador de recomendaciones con 11 expertos, y finalmente, un grupo validador de recomendaciones de 78 especialistas.

El objetivo de este documento, es:

  • Mejorar el tratamiento de estos pacientes y su calidad de vida.
  • Disminuir la tasa de mortalidad.
  • Reducir los gastos en sanidad que los pacientes con asma grave generan.

Según el doctor Francisco Javier Álvarez-Gutiérrez, coordinador del documento, además de neumólogo y miembro de SEPAR el abordaje multidisciplinar es necesario por varias razones.

“No solo es fundamental la realización de pruebas complementarias, que nos ayuden a confirmar el diagnóstico, sino que también es necesario analizar los factores que pueden  contribuir al mal control de estos pacientes, como el mal uso de los inhaladores o ciertos factores ambientales”, indica el especialista.

Además de esta observación añade un factor crucial: la identificación de los fenotipos o subtipos de la enfermedad, que pueden variar a lo largo del tiempo, dificultando el tratamiento.

NOVEDADES DE LA PROPUESTA

Este consenso trae consigo una serie de novedades con respecto a la versión previa, entre las que destacan:

Redefinición del término “asma grave no controlada”, escala para valorar la respuesta al tratamiento y satisfacción del paciente, se destaca la función de la enfermería especializada –una labor fundamental para el cumplimiento de la autoadministración domiciliaria–.

Además, Álvarez-Gutiérrez habla de una medicina más personalizada gracias a los avances:

Evolución y técnicas de imagen, nuevas formas de medir los procesos biológicos, big data, innovación de los dispositivos de terapias inhaladas: ya existen inhaladores que se comunican con la app de un teléfono inteligente, permitiendo un control más exhaustivo del seguimiento del tratamiento desde el paciente y especialización en la materia.

Te podría interesar: Ecuador efectuará el domingo su segundo simulacro de los comicios de febrero

Otra de las recomendaciones destacadas de este consenso es la creación de unidades especializadas en el tratamiento de esta patología.

La doctora Marina Blanco, neumóloga y miembro de SEPAR, explica que el asma grave exige la creación de unidades especializadas de asma dotadas de medios y personal sanitario experto es una opción muy razonable que mejoraría la salud de los pacientes.

En este sentido, uno de los pilares de estas unidades son el personal de enfermería, quienes tienen como premisa fomentar la autonomía de los pacientes, su mayor automanejo y su empoderamiento, a través de tratamientos individualizados, progresivos, dinámicos y continuos.

El objeto de estas recomendaciones, señala la doctora Blanco, no es otro sino evitar que el asma grave sea una patología definida por el descontrol.

“Todas estas recomendaciones buscan controlar la enfermedad, prevenir exacerbaciones y la obstrucción de flujo aéreo, reducir la mortalidad y los efectos secundarios de la medicación”.

Asegura la experta.

Si los especialistas acatan las recomendaciones, los pacientes vivirán más y mejor.

Para prevenir agudizaciones y descontrol del asma grave, la SEPAR tampoco descuida el papel de los pacientes en este sentido. Para evitar cualquier tipo de complicación y/o descontrol en lo que al asma grave respecta, facilitan las siguientes pautas:

Evitar el tabaquismo activo y pasivo, también de los cigarrillos electrónicos.

Reducir la contaminación ambiental y los factores que condicionan el cambio climático.

Comprobar y eliminar, en su caso el uso de fármacos antiinflamatorios no esteroideos y otros fármacos, que podrían causar agudizaciones de la patología.

Evitar, si es posible en pacientes alérgicos, aquellos alérgenos que provocan un incremento de síntomas como el epitelio de los animales, humedad, moho, ciertos alimentos y otros irritantes inhalados.

Favorecer la vacunación antigripal, antineumocócica y contra el Covid-19.

Estricto cumplimiento del tratamiento para el control del asma: el uso de fármacos inhalados, el cumplimiento de dosis, su correcta administración y todas las recomendaciones incluidas en los informes clínicos de los especialistas.

(Con información de EFE)

PAUTAS A SEGUIR

Para evitar cualquier tipo de complicación y/o descontrol en lo que al asma grave respecta, facilitan las siguientes pautas: Evitar el tabaquismo activo y pasivo, también de los cigarrillos electrónicos, y reducir la contaminación ambiental y los factores que condicionan el cambio climático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *