Más

Suscribirse

Redes Sociales

A 55 años de la matanza de Tlatelolco, qué sucedió en la Plaza de las Tres Culturas

Tlatelolco

Este lunes 2 de octubre se cumplen 55 años del movimiento estudiantil que culminó con una masacre en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco. Son ya cinco décadas y media de una larga lucha que inició, en una primera fase, como una rebelión estudiantil en contra del gobierno autoritario de Gustavo Díaz Ordaz. 

Al evolucionar la protesta de los alumnos de la UNAM –a quienes se sumaron los del IPN y de otras escuelas–, el movimiento fue creciendo en una lucha por la libertad, la justicia y contra el autoritarismo.

Cabe recordar que el mundo estaba inmerso en cambios y luchas por los derechos civiles en Estados Unidos, de movimientos estudiantiles en ciudades como París, Roma, Tokio y Berlín, entre otras, así como protestas en contra de la guerra de Vietnam. 

Lo que empezó como una pelea entre estudiantes de las vocacionales 2 y 5, y las pandillas de Las Arañas y Los Ciudadelos, así como alumnos de la preparatoria Isaac Ochoterena, el 22 de julio de 1968, fue creciendo como una bola de nieve, toda vez que, al día siguiente, granaderos de la policía capitalina se enfrentaron con los alumnos y tomaron con lujo de violencia las instalaciones de la Vocacional 5.

Los paros, manifestaciones y protestas crecieron a partir de ese momento. La represión policiaca sobre los estudiantes se recrudeció, y los enfrentamientos se dieron en varios puntos de la capital del país. Las escuelas involucradas acordaron en asamblea hacer una huelga, para que el gobierno respetara sus derechos.

Sin embargo, el 29 de julio, en la madrugada, integrantes del Ejército mexicano entran por la fuerza a las instalaciones de las preparatorias Número 1 –destruyendo su puerta principal con una bazuka–, 2, 3 y 5, de la UNAM, y la Vocacional 5, del IPN. Además, Ciudad Universitaria y las preparatorias 5 y 7 fueron tomadas por las “fuerzas del orden”, violando la autonomía universitaria.

El enfrentamiento dejó un saldo de más de 400 heridos, estudiantes en su mayoría, quienes fueron hospitalizados, además de poco más de mil detenidos. 

Al día siguiente, las amenazas no se hicieron esperar. Así, el secretario de Gobernación, Luis Echeverría Álvarez, aseguró que “intereses mezquinos e ingenuos pretenden desviar el camino ascendente de la Revolución Mexicana”.

Alfonso Corona del Rosal, regente del Distrito Federal: “la respuesta de las autoridades fue en respuesta a un plan de agitación y subversión perfectamente planeado”.

Marcelino García Barragán, secretario de Defensa: “estamos preparados para repeler cualquier agresión y lo haremos con toda energía; no habrá contemplaciones para nadie”.

Y el rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, luego de izar la bandera a media asta: “la Universidad es lo primero, permanezcamos unidos para defender, dentro y fuera de nuestra casa, las libertades de pensamiento, de reunión, de expresión y la más cara: ¡nuestra autonomía!”.

 

TLATELOLCO

Las marchas de protestas siguieron, así como la represión, pero la culminación tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, el 2 de octubre.

Ese día, el Consejo Nacional de Huelga realizó una concentración de alrededor de diez mil personas, estudiantes en su mayoría. Un helicóptero sobrevolaba la plaza, y poco después de las 16 horas, dispararon desde el cielo tres luces de bengala. Fue la señal fatal.

Cerca de cinco mil militares y un número indeterminado de agentes vestidos de civil, irrumpieron con sus armas y a partir de ese momento sólo se escucharon gritos y disparos. Otro grupo –el llamado Batallón Olimpia– que se distinguió por usar un guante blanco en la diestra, hizo suya la plaza y mató a muchas personas. 

El saldo fue de centenares de heridos, casi dos mil detenidos, y un número no cuantificado de decenas de fallecidos. Los actos de crueldad fueron constantes, y la misma periodista italiana Oriana Fallaci, presente en la manifestación y quien resultó herida, anotó que ni en la guerra de Vietnam había presenciado tal salvajismo. 

Al día siguiente, el panorama era desolador: decenas de zapatos, charcos de sangre, ropa mojada y muchos agentes policiacos y soldados en la Plaza. Seguían buscando más estudiantes en los departamentos de la enorme unidad habitacional. 

El CNH informó que el Batallón Olimpia causó la muerte “de 150 civiles y de 40 militares”. Se calculó que unas 500 personas perdieron la vida por estos hechos. Decenas de estudiantes y muchos líderes del movimiento, fueron encarcelados y procesados. 

Diez días después, el 12 de octubre, iniciaron los Juegos Olímpicos de México 68…. Y al mismo tiempo, se dictaron los autos de formal prisión en contra de los estudiantes detenidos, incluyendo a los líderes del movimiento. 

La fecha fatídica cumple 55 años: 2 de octubre. Y no se olvida…

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *