/

Redskins de Washington buscarán otro nombre

Foto EFE

Por María Cristina Hall

El lunes 13 de julio, el equipo de futbol americano Washington Redskins anunció que cambiaría de nombre, ya que el término “Redskins” se considera una ofensa hacia los pueblos nativo americanos.

El equipo de la NFL todavía no anuncia qué nombre escogerá, dado que se requiere un estudio de mercado exhaustivo, así como consideraciones en torno a los derechos de autor y patrocinadores del equipo. En entrevista con el periódico Washington Post, el entrenador del equipo, Ron Rivera, pronunció que busca un nombre que honre a la militar estadounidense y a los nativo americanos, aunque esto último podría resultar problemático; Carla Fredericks, directora de las asociaciones nativo americanas American Indian Law Clinic y First Peoples Worldwide, pronunció que realmente busca que ya no haya ninguna alusión a lo nativo americano entre los equipos deportivos profesionales del país.

El nombre actual del equipo de Washington ya lleva 87 años y, en 1971, una persona nativo americana fue la que diseñó su logo. La resistencia hacia el nombre puede trazarse a 1992, cuando un grupo de activistas nativo americanos denunció al equipo y pidió que se revocaran los derechos de autor de Washington por el nombre “redskin”. En 2017, el caso llegó hasta a la Suprema Justicia de Estados Unidos, la cual determinó que el famoso “First Amendment”, que protege la libertad de expresión, era más prioritario que evitar una nomenclatura ofensiva.

Tras décadas de batalla, el cambio empezó a vislumbrarse el pasado 3 de julio, un día después de que Fedex solicitara el cambio de nombre del equipo, evento suscitado por 87 inversionistas y accionistas, con valor de 620 mil millones de dólares, que enviaron una carta firmada a los patrocinadores del equipo – FedEx, PepsiCo y Nike – pidiendo que frenaran sus negocios con el mismo. Por su parte, en 1998, FedEx firmó un acuerdo con una duración de 27 años por 205 millones de dólares: cada año paga unos 8 millones de dólares por publicitar el nombre de Fedex en el estadio de los Redskins en el estado de Maryland. Este año, amenazó con abandonar el pacto.

Sobre la palabra misma, el diccionario Merriam Webster señala que “redskin” llegó a incluirse en su diccionario como término “frecuentemente ofensivo” desde 1898.

Está claro que el equipo no puede deslindarse de la historia de la palabra, del maltrato de los nativo americanos en el continente, ni de los malos pasos del equipo mismo: bajo su fundador, George Preston Marshall, Washington fue el último de toda la NFL en contratar a una persona negra como jugador, y sólo lo hizo bajo presión del gobierno federal. En junio, el equipo decidió borrar el nombre de Marshall de su estadio. 

En el contexto actual, en que las protestas por la muerte a manos de la policía de George Floyd han despertado la conciencia en torno al racismo en Estados Unidos y en el mundo, los comportamientos racistas, sean por tradición histórica o no, ya no se pueden ignorar. Queda por ver si los equipos Atlanta Braves, Kansas City Chiefs o Cleveland Indians buscarán un cambio de nombre similar al que ahora emprende el equipo de Washington.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.