/

En tiempos de COVID

Por Mónica Shekaibán

Estamos viviendo una experiencia fuera de lo normal en estos momentos, el mundo nos puso en pausa, el Universo necesitaba respirar y nos obligó a darle el espacio para hacerlo, y al mismo tiempo nos dio la oportunidad de estar quietos para reflexionar acerca de nuestras vidas: ¿quiénes somos realmente?, ¿somos felices?, ¿sabemos ayudar a los demás sin esperar nada a cambio?, ¿nos gusta nuestro trabajo?, ¿amo a mi pareja, a mis hijos?, ¿valoro a mis padres y los cuido?, ¿soy una persona agradecida?, ¿sabes estar solo y lo disfrutas? etc.

En este tiempo nos hemos dado cuenta de muchas cosas, desde otra perspectiva, con más corazón y menos cabeza, valoramos y apreciamos las cosas que dábamos por un hecho y que ahora sabemos que todo es temporal y fugaz, que la vida se esfuma en un momento y que nuestro legado aún no ha terminado y nuestra evolución y trascendencia como seres humanos apenas comienza, necesitamos tiempo, más tiempo para regresar al camino que nos llevará a alcanzar nuestros objetivos, necesitamos tiempo para aprender a ser felices con lo que somos y con lo que tenemos, necesitamos tiempo para vivir en paz y en plenitud, necesitamos tiempo para regresarle a la naturaleza todo el amor y el cuidado que ella nos ha dado a través de los siglos.

Necesitamos aprender a cuidar y a amar más a los animales, a cuidar más las plantas y los mares, necesitamos más tiempo para reparar todo el daño que nos hemos hecho  a nosotros mismos,  al perder tanto tiempo, por no tener conciencia ni amor en nuestros corazones, por bloquearnos y por concentrarnos en vivir experiencias solo de la piel hacia fuera, sin darnos cuenta que la mejor experiencia que podemos vivir es de la piel hacia adentro, en el interior de nosotros, en nuestros pensamientos, en nuestro corazón y en lo que le damos y compartimos al entorno, solo así podremos alimentar nuestra alma, espíritu y ser felices.

Durante el COVID hemos podido valorar y extrañar realmente a las personas que más amamos y las cosas que de verdad necesitamos.

Hay que escoger repartir y dar luz y amor, necesitamos más luz entre nosotros, la luz crea el entendimiento y el entendimiento crea el amor, el amor crea la paciencia y la paciencia crea la unidad, solo juntos podremos trabajar en armonía, en beneficio de cada una de las partes involucradas en este gran sistema llamado Tierra, universo, mundo, en el que todos los seres humanos formamos parte.

  Es tiempo para escuchar, para aprender y para liderar en el mundo, es tiempo donde nuestros corazones tienen que sanar y nuestras cabezas se tienen que enfocar en ayudar a otros, 2020 ha sido un año para empezar a poner atención a las cosas que realmente importan, hay que reflexionar. ¿Qué has valorado más durante este tiempo? y ¿qué has valorado menos durante este tiempo?

¿Tienes tiempo?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.