Rusia y China vetan una prórroga del sistema transfronterizo de ayuda a Siria

Rusia y China vetaron este martes en el Consejo de Seguridad de la ONU una resolución para prolongar el mecanismo que permite la entrega de ayuda a la población civil siria a través de las fronteras del país.

De no aprobarse un nuevo texto, el próximo viernes expirará la actual autorización, por lo que se paralizarían estas operaciones humanitarias de las que dependen millones de personas, principalmente en el norte del país, según Naciones Unidas.

Rusia, el gran aliado del Gobierno de Bachar al Asad, ya había forzado el pasado enero a reducir a dos el número de cruces fronterizos que podían usarse en estas operaciones, en las que la asistencia se entrega sin pasar por las autoridades de Damasco.

Ahora, Moscú quería dejar sólo uno de ellos en funcionamiento y el embajador ruso, Vasili Nebenzia, anunció que su país solicitará que se vote en los próximos días otro texto alternativo que permitiría que se siga usando por seis meses ese punto, que conecta Turquía con la provincia de Idlib, el último gran bastión de los rebeldes sirios.

El documento vetado este martes, que había sido propuesto por Alemania y Bélgica, preveía prorrogar por un año el permiso para utilizar ese cruce y un segundo, también en la frontera turca.

Otros países, como Estados Unidos, reclamaban mientras que se reabriese además el paso de Al Yarubiya, en la frontera con Irak, y que se quedó fuera de la última resolución ante la insistencia de Rusia, que ya entonces vetó una propuesta que lo incluía y que mantenía que ello era una “línea roja”.

La ONU también había pedido la reapertura de Al Yarubiya dado que es un punto clave para la entrada de material médico para el noreste de Siria.

Además, los servicios humanitarios de la organización demandaban una extensión de doce meses de la autorización para el uso de los dos cruces actualmente permitidos con el fin de poder garantizar los suministros necesarios a la población del noroeste sirio.

El embajador belga, Marc Pecsteen de Buytswerve, defendió que su propuesta estaba basada en criterios puramente humanitarios y que buscaba un equilibrio entre las distintas posturas de los países, por lo que lamentó que no saliese adelante.

Según aseguró, su país y Alemania, que son los responsables del dossier humanitario sirio en el Consejo, seguirán trabajando contrarreloj para que las operaciones de ayuda puedan continuar.

Mientras, China defendió que en el texto debería incluirse un llamamiento a levantar las sanciones unilaterales contra Siria, asegurando que mientras ello no ocurra no mejorará la situación humanitaria en el país.

Estados Unidos, por su parte, recordó que sus sanciones y las de otros países tienen excepciones humanitarias que garantizan que no afectan a los civiles.

Información de EFE

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.