/

El mejor sentimiento de la vida es estar tranquilo, no enamorado

Por Mónica Shekaibán

La mayoría de las personas creen que el estar enamorado es el mejor sentimiento del mundo, no es que estén mal, claro que es un sentimiento maravilloso que nos hace sentir como si flotáramos, pero eventualmente el amor o la etapa del enamoramiento se estabiliza, esto no quiere decir que dejemos de amar a la persona, simplemente entramos en una etapa más real, rutinaria, donde la adrenalina deja de nublar la objetividad por estar inmersos en la subjetividad del sentimiento del amor.

Una vez que el amor toma su ritmo y frecuencia cotidiana, nuestra vida vuelva a sentirse y verse normal y real, con sus altibajos de la vida diaria, con la familia, amigos y en el trabajo, donde el estrés aparece por momentos o temporadas largas, y es ahí donde deseamos poder tener el control de nuestras vidas y aprender a mantenernos tranquilos, porque cuando estamos tranquilos a pesar de los problemas o preocupaciones que podamos llegar a tener, la vida se vive con filosofía y con un alto nivel de inteligencia emocional, que nos permite tomar mejores decisiones, analizar y desglosar las situaciones con más facilidad y resolver con mayor efectividad y eficacia todos los contratiempos que se vayan presentando en todas las áreas de nuestra vida.

También es importante mencionar que cuando una persona encuentra el amor y quiere disfrutar del enamoramiento, es indispensable que esa persona sepa disfrutarse a sí misma para poder disfrutar y compartir el amor con otras personas.

No hay medias naranjas emocionales que lleguen a completar tu cuerpo o tu vida, tu no eres media persona, tu eres una persona completa y el día que entendemos esto y tomamos la responsabilidad y compromiso de alimentar nuestra alma, corazón y mente de pensamientos positivos, reales, objetivos y amorosos, quizá logremos encontrar el equilibrio interior y sentirnos plenos y “tranquilos”, para poder ofrecer a la pareja o a quien este cerca, la mejor versión de nosotros, desde la plenitud de nuestro ser, que apoya, comparte, da y recibe, desde la armonía, sin restricciones, culpas, inseguridades, vacíos, quejas o expectativas, ya que estas emociones negativas son las encargadas de quitarnos nuestra paz interior y no nos permiten tener una vida tranquila ni amorosa.

Es necesario que las personas tengan en orden todas sus esferas de vida; Ser, trabajo o vocación, familia y pareja, salud (mental, emocional, física y espiritual), vida social, ya que los seres humanos necesitamos interactuar con todas estas esferas adecuadamente para lograr vivir en equilibrio, por eso hay que trabajar y alimentar estas relaciones de manera consciente y efectiva, para disfrutarlas desde el amor y no desde la necesidad.

Al poner en equilibrio nuestros pensamientos, emociones y acciones, logramos manejar con mayor inteligencia emocional e intelectual todas las relaciones que tengamos con el entorno, y solo entonces aprenderemos a vivir desde el amor de una forma tranquila que nos abrirá las puertas del mundo para experimentarlo y disfrutarlo tal cual se nos vaya presentando.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.