/

Sandoval-Ackerman, en capilla por sus propiedades

La titular de la Secretaría de la Función Pública, y su marido, el académico de la UNAM, están bajo sospecha al presuntamente ocultar en su declaración patrimonial los bienes que poseen

Foto Twitter @Irma_Sandoval

Hace unos días, los nombres del matrimonio compuesto por Irma Eréndira Sandoval Ballesteros –titular de la Secretaría de la Función Pública–, y John Mill Ackerman Rose –un profesor, conductor y activista político estadounidense naturalizado mexicano– se volvieron tendencia, luego de que una investigación periodística revelara la opacidad en su declaración patrimonial.

Y es que la servidora pública habría reportado 9 millones 255 mil pesos, cuando el valor total de sus inmuebles sumaría la cantidad de unos 60 millones de pesos.

El historial de adquisiciones de la funcionaria federal no concuerda con lo que ella declaró de manera oficial como su patrimonio. La investigación periodística del reportero Mario Gutiérrez Vega arroja que la pareja posee seis propiedades que, según tabuladores inmobiliarios, tienen un valor de casi 60 millones de pesos. Es decir, cinco veces mayor a la cantidad que Irma Eréndira Sandoval Ballesteros declaró de manera oficial.

Y de esas seis casas, cinco fueron adquiridas al contado en un lapso de nueve años, cuando Irma Eréndira y John trabajaban como académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Aún más, la misma pesquisa periodística, anota que con la ayuda de la Dirección General de Regularización Territorial –que estaba a cargo de Alfredo Hernández, hoy funcionario del gobierno capitalino de Claudia Sheinbaum Pardo–, Irma Eréndira recibió un predio en 2007, “sin la necesidad de pagar por la cesión o los derechos por la inscripción”.

También, se detectó que Sandoval Ballesteros no había actualizado el valor de sus propiedades, las cuales están localizadas en zonas de alta plusvalía en la capital del país y en Morelos. Es decir, en pocas palabras, no especifica el valor actual de sus propiedades.

REACCIONES Y CRÍTICAS

Las críticas en contra de la pareja no se hicieron esperar. Y Ackerman Rose también se volvió tendencia en redes sociales, pues posteó un tuit ofensivo y burdo. Así: “los sicarios del narco son la contracara de los sicarios mediáticos”.

Dicho tuit fue interpretado como un ataque a los medios de comunicación críticos con la 4T, de la que el propio Ackerman es defensor y partidario.Y también a través de las “benditas redes sociales”, circuló que John Ackerman no es licenciado en Derecho y que jamás cursó la carrera de leyes, mucho menos de maestría ni doctorado, por lo que pedían su destitución como Investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM. 

Pero el norteamericano naturalizado mexicano argumentó que eso es mentira, y afirma que es además Doctor en Sociología Política por la Universidad de California, Santa Cruz y Doctor en Derecho Constitucional por la UNAM.

La oposición también se inconformó y exigió la expulsión de John Ackerman del Comité de Evaluación que determinará en los siguientes días las ternas para que la Cámara de Diputados elija a cuatro nuevos consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE). 

En este tenor, Iván Rodríguez Rivera, diputado del PAN, externó que es “el insulto más grande a la democracia mexicana” tener a John Ackerman como integrante de ese Comité, pues “ha sido autor de señalamientos oscuros contra el organismo electoral por su filia con el partido Morena”, afirmó, con la finalidad de “evitar la contaminación de ideologías en la selección de candidatos a consejeros del INE”.

PIDEN LA RENUNCIA DE ACKERMAN DE LA UNAM

La escalada no se hizo esperar, y ciudadanos lanzaron una petición en la plataforma Change.org, para exigir la destitución de John Ackerman de la UNAM, donde está ahora en calidad de director del Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS), y en un solo día reunieron más de 10 mil firmas apoyando la solicitud.

“(John Ackerman) Ha demostrado que no reúne la calidad moral para continuar al frente de un programa universitario”, se lee en el texto de la petición. De igual forma, en el texto se lee que el esposo de Irma Eréndira Sandoval utiliza dicho programa en beneficio de sus intereses personales y políticos.

De igual forma, los solicitantes reprueban la manera en que presuntamente se refirió a la prensa luego del atentado que sufrió el pasado 26 de junio el jefe de la policía de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, al referirse a los reporteros como “sicarios mediáticos”. El mismo texto puntualiza que el académico “ha demostrado de manera fehaciente que no reúne la calidad moral para continuar al frente de un programa universitario. 

Las razones son estas: “Ha sido exhibido a través de un reportaje periodístico de investigación como poseedor de un patrimonio inmobiliario incompatible con sus ingresos previos, cuestión que hasta el día de hoy no ha logrado justificar. “Ha llamado ‘sicarios’ a periodistas críticos de su persona y del régimen que él mismo defiende, siendo que nuestro país es uno de los más peligrosos para ejercer el periodismo. 

Lo anterior no muestra sino su talante autoritario y contrario a la libertad de expresión. Ya diversas agrupaciones internacionales de periodistas independientes han mostrado su preocupación por el hecho”, se desprende en el texto. 

Por otro lado, legisladores del PAN ya solicitaron que a Irma Eréndira Sandoval se le realice una auditoría de su evolución patrimonial, por las inconsistencias encontradas. Y por su parte, el morenista Alejandro Rojas Díaz Durán le lanzó un durísimo mensaje a Ackerman: “John M. Ackerman es en realidad el ‘doctor’ Fake Ackerman. 

No tiene registrado su supuesto doctorado en el Registro Nacional de Profesionistas para ocupar una plaza del mayor nivel de investigador en la UNAM. “La UNAM debe investigar por qué se le contrató sin el título correspondiente, porque estaría cometiendo fraude y daño patrimonial al erario público.

 Estaría cometiendo un delito penal en #México, que amerita ser castigado hasta con cárcel, de acuerdo con al artículo 250 del Código Penal. “Espero que la UNAM investigue a fondo y en serio. ‘Doctor’ Fake Ackerman: ¿nos podrías aclarar lo de tu título “patito” por favor? Me recordaste al doctor Falzati, quien renunció como secretario de Educación Pública. 

“Tu lema no es ‘jus semper’ es ‘mentis semper’. Repite conmigo en españoul: no mentir, no robar y no traicionar al pueblo. ¿Te suena?…”.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.