/

CaBayo de Troya – Digamos no al acoso

El tema del bullying no es nada nuevo, pero nuevamente cobra relevancia por el desafortunado caso del personaje conocido como Chumel Torres, quien por sus comentarios fuera de tono, quedó suspendido de su programa en una cadena de televisión norteamericana.

Basta revisar gran parte de sus tuits para darnos cuenta que el personaje no respeta a las mujeres ni a los menores, mucho menos a los indígenas.Pero lo grave es que Torres sea considerado periodista, al tener un micrófono y cámaras enfrente y sea catalogado también un influencer.

Personajes como él no necesita el país, pues carece de valores morales y familiares y fomenta el odio y el racismo. Y no es cortar la libertad de expresión, pero no se debe confundir el término con libertinaje.

Al Presidente se le puede criticar al ser un servidor público, en función de los actos que realiza, pero meterse con su hijo menor, que es un niño, poniéndole apodos, ya es un acto denigrante.

Y en las escuelas el asunto no es menor, pues las cifras de acoso escolar en nuestro país son alarmantes, toda vez que según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México tiene el primer lugar a nivel internacional de casos de bullying escolar en educación básica, que afecta a 18 millones 781 mil 875 alumnos de primaria y secundaria, tanto públicas como privadas.

Un estudio del mismo organismo, detectó que el 40.24% de los estudiantes declaró haber sido víctima de acoso, un 25.35% haber recibido insultos y amenazas, mientras que un 17% golpes y 44.7% dijo haber tenido experiencias de violencia verbal, psicológica, física, incluso a través de las redes sociales.

Aún más, según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el número de menores afectados aumentó en 10% en los dos últimos años. Es decir, casi 7 de cada 10 sufren algún tipo de violencia. Así de grave el asunto…

Por ello, debemos insistir en regular los contenidos de internet, pues los niños tienen acceso a materiales ofensivos y con las redes sociales están sumamente expuestos.

Digamos no al acoso…

carlos.bayo@angelmetropolitano.com.mx

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.