/

Twitter acota declaraciones de Donald Trump

Foto EFE/EPA/DOUG MILLS/ POO

Por María Cristina Hall

El 26 de mayo, Twitter agregó una pequeña nota debajo de un tweet del mandatario estadounidense Donald Trump, quien había utilizado la plataforma para declarar que votar por correo – una práctica relativamente común en Estados Unidos y bastante necesaria durante tiempos de COVID – provocaría fraude electoral.

Ya que la relación entre votar por correo y fraude en realidad ha sido muy baja en Estados Unidos, Twitter acotó la declaración con una pequeña nota que dice “(!) Obtén información sobre las boletas enviadas por correo”. En un esfuerzo por desmentir la declaración de Trump, dicha nota se enlaza a distintas fuentes – entre estas CNN y Washington Post – con datos que refutan la afirmación de Trump.

Es la primera vez que Twitter acota las declaraciones de Trump. Anteriormente, la plataforma se había resistido a censurar a los líderes mundiales, aun cuando se violaban los términos de uso de la plataforma. En este sentido, en junio la red había argumentado que las declaraciones de los líderes mundiales son de interés público, por lo que quedarían exentos de algunas de las reglas. Sin embargo, en este caso, Twitter tomó acción, ya que la plataforma no permite la manipulación o inferencia en elecciones, lo cual incluye cualquier esfuerzo por reprimir la participación electoral.

Como respuesta, Trump prometió firmar una orden ejecutiva para regular a Twitter, pero el Congreso estadounidense tendría que aprobar cualquier cambio a las regulaciones tecnológicas y, ahora que el partido demócrata tiene la mayoría, las probabilidades de que Trump logre restringir a Twitter son bajas. Además, las instancias reguladoras, como la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), se han negado a regular las declaraciones políticas hechas en redes en ocasiones anteriores.

La batalla entre Trump y las redes ha sido larga. Tanto él como otros políticos republicanos han criticado a Twitter, así como a Facebook y Google, por reprimir a las voces más conservadoras, aunque las empresas tecnológicas han declarado que no es el caso.

Tras esta primera intervención en un tweet de un líder mundial, Twitter busca extender sus regulaciones a otros líderes del mundo. Al menos en México, esto podría resultar muy complejo. ¿Cómo, desde sus oficinas en California, los empleados de Twitter determinarían qué información es real y cuál es falsa en distintos contextos y países que no conocen? ¿A quién contratarían para hacer este tipo de trabajo y cuáles serían sus credenciales para ello? ¿Cómo podrían asegurarse de que no hay intereses partidistas de parte de los reguladores?

Queda claro que Donald Trump ha aprovechado los medios para publicar “fake news” y teorías de la conspiración. Mientras tanto, en nuestro país, los datos y la información científica han sido tachados de neoliberales. Ahora sí, que comiencen las guerras de la información.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.