Xóchitl Gálvez Ruiz, la senadora del PAN con una doble moral

Olvidando los escándalos que se dieron en la Miguel Hidalgo cuando ella fue delegada, la ahora legisladora quiere dar clases de honestidad y demanda al hijo de Manuel Bartlett por una licitación sospechosa

Xóchitl Gálvez Ruiz, actual senadora por el Partido Acción Nacional y exdelegada en la Miguel Hidalgo, solo ve la paja en el ojo ajeno. Y es que, a su paso por la referida delegación, dejó un legado de corrupción y se vio envuelta en varios escándalos, además de heredar una inseguridad galopante en perjuicio de las 89 colonias en dicha demarcación.

Es decir, sin autoridad moral para hacer críticas y en lugar de ser una oposición responsable, la senadora –en lugar de legislar– se dedica más a criticar al partido en el poder y a interponer denuncias.

Ahora, en días pasados, la también extitular de 2000 a 2006 de la Comisión Nacional para el Desarrollo de Pueblos Indígenas –durante la presidencia de Vicente Fox Quesada–, interpuso una demanda ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) en contra de León Manuel Bartlett Álvarez, por la venta de ventiladores al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

La senadora le pidió a la SFP que revise la adjudicación directa que hizo el gobierno federal a la empresa de León Bartlett, Cyber Robotics Solutions, que vendió a la delegación del IMSS en el estado de Hidalgo 2 mil 500 ventiladores por 31 millones de pesos.

Xóchitl Gálvez exigió que se verifique la dirección de dicha empresa, pues correspondería a una propiedad del padre de León, Manuel Bartlett Díaz, titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

La exdelegada en Miguel Hidalgo también solicitó darle seguimiento a su demanda, para que no se repitiera el caso del llamado “imperio inmobiliario” del titular de la CFE, en donde salió exonerado por la misma SFP.

Sin embargo, resulta incongruente que sea la senadora –por la vía plurinominal, es decir, por dedazo al no ser sujeta al sufragio– quien interponga la demanda, pues ella dejó un cochinero y presuntos desvíos millonarios cuando gobernó la delegación Miguel Hidalgo, además de que tiene a una de sus hermanas en la cárcel por el delito de plagio.

Es decir, Xóchitl Gálvez carece de autoridad moral para interponer demandas por sospechas de corrupción, pues su pasado es oscuro…

ESCÁNDALOS EN LA MIGUEL HIDALGO

La senadora hidalguense Xóchitl Gálvez Ruiz, en su faceta política, siempre se ha caracterizado por su doble discurso y la frivolidad. Cuando fungió como titular de la Comisión Nacional para el Desarrollo de Pueblos Indígenas, de 2000 a 2006, pasó sin pena ni gloria por su gris trabajo que solo le sirvió de pasarela para impulsar su carrera y presumir su indumentaria indígena.

Luego se lanzó como candidata a gobernadora de Hidalgo, con una alianza política extraña conformada por el PAN, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el Partido del Trabajo (PT) y Convergencia. Pero perdió la elección…

En 2015, con las siglas del PAN, ganó los comicios con el 32 por ciento de los votos a su favor para ser jefa delegacional en la Miguel Hidalgo, donde ejerció del 1 de octubre de 2015 al 15 de marzo de 2018, pues renunció a su cargo para buscar un lugar como senadora.

Aún se recuerda en la ahora alcaldía Miguel Hidalgo su paso de tropiezos y escándalos de corrupción. Su sucesor, incluso, aseguró que había recibido un cochinero y una megadeuda.

Pero la senadora sigue dando de qué hablar, pues ya se olvidó de presumir sus orígenes indígenas y le gusta darse sus lujos… Y es que cuando la incapacidad es el sello personal de los gobernantes, ni teniendo una segunda oportunidad resuelven las cosas.

Uno de muchos casos anómalos que dejó en la ahora alcaldía Miguel Hidalgo, es el panteón civil Dolores, que ha sido mancillado por pudientes y saqueado por ladrones ante la ineptitud mostrada en ese entonces por la delegada para ofrecer seguridad. Artistas y personajes de todos los niveles desde la gestión de Xóchitl Gálvez hicieron uso de sus influencias para realizar fuestas en la Rotonda de las personas ilustres en el panteón civil, enviando un mensaje a la sociedad de que con poder y dinero se puede pisotear la historia.

Todo apuntó a que Xóchitl Gálvez dejó un verdadero cochinero, al otorgar permisos de manera desordena aun cuando el lugar pasaba por un proceso de rehabilitación. Es cierto que las autoridades federales (Gobernación, INBA y Secretaría de Cultura) reabrieron la Rotonda de las personas ilustres más de un año después de ser rehabilitada, pero a las autoridades delegacionales de ese entonces –encabezadas por Xóchitl Gálvez– correspondía pagar la seguridad para que no fuera saqueada.

En su momento, los vecinos que viven cerca del panteón civil Dolores se preguntaron dónde quedó el gasto excesivo de la delegada en materia de policías de barrios y videocámaras. Xóchitl Gálvez heredó una inseguridad galopante en las 89 colonias que abarcan la alcaldía con tal de perseguir sus fines económicos y políticos personales.

“REGALO” COSTOSO EN POLANCO

Desde que Xóchitl Gálvez llegó a la jefatura delegacional de Miguel Hidalgo, le gustaba que la retrataran transportándose en bicicleta para llegar a sus actos de trabajo o a su oficina.

También era vista llegar a restaurantes de la exclusiva zona de Polanco a comer o para tener algunas citas. Sin embargo, cuentan a Ángel Metropolitano quienes la conocen y vecinos de Polanco, la entonces jefa delegacional era vista llegar a restaurantes de esa exclusiva zona, a comer o para tener algunas citas, y no pagaba sus cuentas.

Y lo sigue haciendo, dicen comensales de restaurantes lujosos de avenidas como Presidente Masaryk, Homero y otras más, todos en la exclusiva zona de Polanco. Refieren comensales que Xóchitl –desde que era delegada de la Miguel Hidalgo– no pagaba sus cuentas cuando llegaba a comer.

Y aún continúa en el mismo tenor, y ni propina deja por el servicio. Así, en días pasados, la senadora panista llegó a un restaurante ubicado en la calle Emilio Castelar, en el corazón de Polanco; lo hizo en una bicicleta eléctrica de la marca BikeOn, cuyo costo es de unos 33 mil 500 pesos.

En ese establecimiento de comida internacional permaneció un buen rato en compañía de otras personas, y cuando salió –sin pagar su consumo ni dejar propina–, lo hizo con una bolsa de papel de la marca Caran d’Ache, una marca de plumas exclusivas de alta gama, cuyos precios van de 45 dólares a 1 millón de dólares.

Al retirarse y subirse a su bicicleta eléctrica, algunos comensales y vecinos la reconocieron, por lo que le tomaron algunas fotografías; ella, apenada, se puso su casco y aunque trató que no se notara la bolsa de papel de Caran d’Ache, nada pudo hacer.

Evidentemente se la regalaron, porque llegó sin ella. Lo grave es que si aceptó un regalo, Xóchitl Gálvez estaría incurriendo en un delito, pues la Ley General de Responsabilidades Administrativas prohíbe de manera expresa recibir regalos.

Así es la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz, quien se da golpes de pecho y pide investigar licitaciones, mientras ella tiene una larga cola le pisen…

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares