Funerarias “patito”, foco de contagio

Foto de EFE

Estos negocios que operan fuera de la ley, hacen su agosto en plena pandemia por el coronavirus; por falta de protocolos y capacitación, ponen en riesgo a la gente

Como si perder a un familiar no fuera pena suficiente, algunas personas utilizan el dolor y la necesidad que tienen los deudos para cremar a sus difuntos, así que aprovechan el momento para incrementar los precios de los sepelios, además de exponer a la familia a peligrosos contagios por no contar con los protocolos necesarios en estos casos.

El Covid-19 ha puesto al mundo entero en una situación insólita en la que a diario vemos morir a miles de personas, de las cuales, las más de las veces no se sabe qué hacer con los cuerpos y mucho menos cuál es el manejo sanitario que deben tener, pero eso no ha impedido que en México, las funerarias “patito” hagan su agosto, cobrando precios exorbitantes por servicios sencillos.

Con el argumento de la contingencia sanitaria y la necesidad de sepultar o cremar pronto a los fallecidos por Covid-19, funerarias voraces subieron el precio de sus servicios llegando a cobrar hasta 50 mil pesos por un servicio básico, supuestamente por requerir de equipo especial para preparar los cuerpos de los fallecidos por coronavirus.

Ante esta situación el Partido de la Revolución Democrática (PRD), solicitó a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), implemente sanciones para este tipo de empresas, pues en varios de los casos ni siquiera están registrados debidamente, por lo cual no cuentan con la infraestructura necesaria, y mucho menos manejan los protocolos adecuados, situación que pone en riesgo de contagio a todos los involucrados, tanto personal como familiares del fallecido.

En Baja California se han tomado las medidas correspondientes, toda vez que el gobernador Jaime Bonilla dio a conocer la implementación de verificaciones en coordinación con Profeco, Cofepris, ayuntamiento y Protección Civil, a funerarias para revisar que estén legalmente constituidas y no cometan abusos.

“ENGANCHAN” Y ENGAÑAN

Este tema no es para nada nuevo. En varias ocasiones el Consejo Mexicano de Empresas de Servicios Funerarios (Comesef), ha señalado que aproximadamente el 60 por ciento de las funerarias son ilegales, de ahí que afuera de algunos hospitales se pueden encontrar operadores de estos establecimientos quienes se encargan de “enganchar” a personas que buscan dónde y cómo sepultar a sus familiares, dándoles precios muy altos por ataúdes de baja calidad o peor aún, rehusados.

Cientos de casos se han denunciado, pero no pasa nada, en el sentido de que los familiares de fallecidos son engañados de varias formas, sobre todo en lo que a costos del servicio funerario se refiere, pese a que de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana NOM036-SCFI-2016, el consumidor de servicios funerarios tiene el derecho de conocer con precisión los costos y todos los términos fijados para la contratación de servicios por escrito.

Cada contrato de este tipo debe contener información detallada de las características y precios finales del paquete a contratar e incluso a contar con un presupuesto gratuito por escrito, lo que como sabemos, en estas funerarias “patito” casi no sucede y terminan sorprendiendo a los consumidores, quienes ante la necesidad de darle sepultura a su familiar terminan consiguiendo dinero para cubrir los excesivos gastos que les presentan.

MANEJO DE CADÁVERES

El Covid-19 ha provocado cambios en todos los aspectos referentes al manejo de los cuerpos que si bien, las funerarias establecidas legalmente conocen estos procedimientos, la Secretaría de Salud emitió un documento denominado Lineamientos de manejo general y masivo de cadáveres por Covid-19 (SARS-Cov-2) en México, mismo que contempla que los cuerpos deben ser manejados según lo establecido en el Reglamento de la Ley General de Salud en Materia de Control Sanitario de la Disposición de Órganos, Tejidos y Cadáveres de Seres Humanos y las Normas Oficiales Mexicanas relacionadas, además de considerar en todo momento el respeto por la dignidad humana en el tratamiento de los cadáveres y la relación con las y los familiares del fallecido, de igual manera se deberá verificar que se sigan las precauciones recomendadas, en todo momento.

De acuerdo con este documento, los cadáveres deben tener un manejo desde la unidad de salud. El mismo señala los cuidados y medidas que el personal en contacto con el cadáver debe mantener durante el proceso, desde la muerte hasta la disposición final del cuerpo.

Destaca el uso adecuado del equipo de protección, así como la capacitación de todo el personal que entre en contacto con el cadáver sobre el tipo de EPP, además de la correcta colocación y retiro, de acuerdo con el procedimiento que se realice durante el manejo de los cadáveres.

Especifica la manera en que debe realizarse el traslado del cuerpo a la morgue del hospital en cuestión, con las medidas de protección y la desinfección de la camilla de traslado, el lugar de la defunción y las zonas y elementos que estuvieron en contacto con el fallecido.

En caso de entrega del cuerpo a la familia, ésta debe contar con el servicio funerario plenamente identificado para realizar los mismos protocolos, actos, que como sabemos, en muchos casos no se llevan a cabo conforme a la Secretaría de Salud, por la falta de legalidad y capacitación del personal, lo que los convierte en un verdadero foco de infección.

Factor importante en este caso de Covid-19 es el tiempo, pues los familiares disponen de pocas horas para actuar entre la defunción y la disposición final para limitar el riesgo de contagio, situación que los convierte en presa fácil para estas personas abusivas, quienes aprovechando el momento se presentan con su canto de sirena para timar a los deudos del paciente fallecido.

Es por ello que la Procuraduría del Consumidor solicita a los familiares de fallecidos en esta contingencia, no se dejen engañar y de preferencia acudan a servicios funerarios establecidos legalmente, ya que éstos cuentan con un contrato de adhesión registrado ante este organismo y no caer con funerarias “patito” que ni siquiera conocen la ética.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares