Sergio López Montecino un capitán alineado a la 4-T y a Claudia Sheinbaum

Contra viento y marea, el subsecretario de Capital Humano del Gobierno de la Ciudad de México, llegó a limpiar la basura que dejó su antecesor Miguel Ángel Vásquez Reyes

Sergio Antonio López Montecino, subsecretario de Capital Humano del Gobierno de la Ciudad de México, llegó a limpiar la basura que dejó su antecesor Miguel Ángel Vásquez Reyes, y le toca componer la relación con sindicatos y trabajadores capitalinos.

Dicha encomienda no es nada fácil, tomando en cuenta el cochinero heredado por Vásquez Reyes, que ahora lo tienen en la cárcel y en proceso por varios que delitos que cometió a su paso por la administración pública en la pasada administración del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

Desde el inicio de la administración de Claudia Sheinbaum Pardo como jefa de Gobierno capitalina, Sergio Antonio López Montecino estrenó la nueva denominación de esta posición estratégica, ahora llamada Dirección General de Administración de Personal.

Y entre otros temas que está tratando el servidor público, se encuentra el escuchar y atender los planteamientos y demandas del personal médico, de enfermería y administrativo del sector Salud en la Ciudad de México, quienes han exigido corregir el abasto y distribución de material de protección en esta crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

La encomienda no es nada sencilla, pero quienes lo conocen, aseguran que López Montecino es un capitán alineado a la 4-T y a Claudia Sheinbaum, contra viento y marea e intereses externos.

Remar a contracorriente no le ha resultado fácil a Sergio Antonio, pues se habla de intereses arraigados en la Ciudad de México que son difíciles de arrancar de tajo, pero poco a poco el funcionario está limpiando la casa.

VÁSQUEZ REYES, CON LA CUCHARA GRANDE…

Uno de los funcionarios más poderosos, polémicos e intocables en la pasada administración de Miguel Ángel Mancera en la Ciudad de México, fue Miguel Ángel Vásquez Reyes.

De sus orígenes humildes en su natal Lomas de Amatlán de los Reyes, municipio del estado de Veracruz, poco quedó, pues a su paso por la administración pública amasó una fortuna considerable, que le habría alcanzado para comprarse sendas mansiones en Jardines del Pedregal y en las Lomas de Chapultepec, cuentan a Ángel Metropolitano exempleados bajo su cargo.

Y es que el poder político que tuvo en sus manos Vásquez Reyes no fue poco, pues controló la plantilla laboral de todo el Gobierno capitalino, que comprendía a poco más de 300 mil trabajadores, con todo y el personal de las 16 delegaciones –ahora alcaldías–, así como el presupuesto estimado en 90 mil millones de pesos de cada año para recursos humanos.

Así, de ser chofer de Victorio Montalvo Rojas –director general de Política Laboral durante la jefatura de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en el otrora Distrito Federal–, y sin más estudios que su bachillerato, Miguel Ángel Vásquez Reyes ocupó uno de los cargos más sensibles en la pasada administración… y se despachó con la cuchara grande.

Fue tal la confianza que le tuvo Mancera a Vásquez, que no dudó en hacerlo poderoso e intocable al crearle –vía un decreto publicado en la Gaceta Oficial el 2 de mayo de 2017– la Subsecretaría de Capital Humano. Y Miguel Ángel Vásquez, a partir de su nombramiento, se dio por nombrarse licenciado en derecho, pese a que no hay registro oficial de su cédula profesional en el Registro Nacional de Profesionistas.

Al llegar a su escritorio, Vásquez Reyes comenzó a realizar una serie de tropelías. Una de las más recordadas es que a raíz del sismo del 19 de septiembre de 2017 –dada la emergencia–, creó un equipo para su oficina con 70 personas, con cargos que iban de directores generales y de área, subdirectores, jefes de unidad y secretaria particular.

Dicho staff –que Miguel Ángel Vásquez dijo le había solicitado formar el mismo jefe de Gobierno–, le costó a las finanzas de la Ciudad de México poco más de 50 millones de pesos al año, con magros resultados.

Y lo peor en este caso, es que Vásquez Reyes dio la orden a la Secretaría de Finanzas local para que mochara presupuesto a otras dependencias capitalinas para pagarle a su equipo de trabajo, en donde insertó a sus familiares a la abultada nómina.

LAS ACUSACIONES EN SU CONTRA

Con el inicio de la nueva administración en la capital del país, se le terminó la suerte a Miguel Ángel Vásquez, pues las indagatorias de la Fiscalía General de Justicia empezaron a rendir frutos para acreditar los delitos en que habría incurrido en la pasada administración. Así, fue detenido en diciembre del año pasado, pero Vásquez Reyes presentó un amparo para evitar ser apresado.

Sin embargo, el 27 de febrero de 2020 finalmente fue asegurado en la residencia de Cráter número 524, colonia Jardines del Pedregal, para ser llevado ante la Fiscalía General de Justicia y ser trasladado posteriormente al Reclusorio Preventivo Norte.

El 3 de marzo, se informó que un juez de control del Tribunal Superior de Justicia de la CDMX vinculó a proceso a Miguel Ángel Vásquez, acusado de delitos cometidos por servidores públicos y uso indebido de atribuciones.

De acuerdo a la indagatoria de la Fiscalía capitalina, Vásquez Reyes y tres exservidores públicos más, suspendieron las aportaciones de jubilados y pensionados del ISSSTE de la Caja de Previsión de la Policía. La investigación señala que el exoperador de Miguel Ángel Mancera –junto con tres exfuncionarios más– decidieron suspender el pago de las aportaciones de jubilados y pensionados del ISSSTE de la Caja de Previsión de la Policía (Caprepol) del 1 de abril de 2016 al 31 de diciembre de 2017 (cuando Vásquez Reyes era titular del Consejo), ocasionando un daño a las finanzas locales por más de 293 millones de pesos.

También se le acusa de que infló la nómina capitalina al contratar 32 mil plazas con el esquema de “estabilidad laboral o nómina”, al suscribir contrataciones anuales y seguridad social, ocasionando otro quebranto.

De igual forma, le están acreditando la creación de una “nómina especial” con salarios más abultados del tabulador del Gobierno capitalino, jugada que presuntamente habría beneficiado a por lo menos 58 familiares y allegados. Por todo lo anterior –entre otros asuntos–, Sergio Antonio López Montecino tiene la tarea de limpiar la casa y recomponer la relación del Gobierno de la Ciudad de México con sus trabajadores y el Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México y otros.

Esa es la encomienda…

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares