CaBayo de Troya – El ignorante es feliz en la comunidad hormiga

El pueblo es sabio, reza uno de los preceptos de la actual administración. ¿Será? Y surge la duda porque el sistema educativo es deficiente desde décadas atrás, cuando los maestros eran –y son– tristemente manejados por líderes charros, quienes los manipulan para hacer protestas, marchas y tomar calles, además de tirar puertas y pintarrajear muros.

Claro, existen muy honrosas excepciones de héroes de vocación, verdaderos académicos que se desviven por preparar sus clases y enseñar a sus alumnos. En ese tenor, el lunes 11, el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, dará un mensaje. Habrá que estar atentos para ver qué dice en estos momentos de incertidumbre entre la comunidad estudiantil de todo el país.

Criticar es fácil, y más en estos tiempos, pero debemos recordar que esta crisis es producto también no solo del coronavirus, sino también de la tremenda corrupción heredada de administraciones pasadas.

Veamos. El nivel de matemáticas que tiene México contra el de otros países –como la India– es deplorable, y ni qué decir si lo comparamos con los países nórdicos o de oriente, muchos de ellos con pobreza extrema, pero con mejores niveles educativos.

¿Qué estamos haciendo mal?, ¿qué hicimos para llegar hasta aquí en temas educativos? Es más que necesaria una radiografía en el sector educativo para no repetir modelos fallidos enmarcados por la corrupción. Deben cortarse de tajo las compras turbias e irracionales.

Recordemos la gran cantidad de tabletas electrónicas que compró la SEP el sexenio pasado, de pésima calidad y con anticipos turbios, o cuando se adquirieron pizarrones electrónicos –en el sexenio de Vicente Fox– y muchos de ellos llegaron a escuelas rurales que ni electricidad tenían. Necesitamos voltear como sociedad a ver los programas y emular los casos de éxito que se puedan aplicar aquí.

Somos un pueblo que siempre lucha, y hoy nuestra lucha es cuidarnos y proteger al prójimo para salir de esta crisis sanitaria. Y en nuestro seno familiar, darles ánimo y apoyo a los niños, que en un parpadeo serán los adultos del mañana.

¿Qué mundo les queremos legar a nuestros hijos? Sin duda el mejor. Y eso implica que los pillos paguen con cárcel sus tropelías y regresen lo robado, para evitar que sus descendientes vivan como magnates luego de que sus ancestros saquearon al erario.

Una buena iniciativa sería revisar los planes de estudio y planificarlos a 30 años, evaluando avances, porque eso de estar a merced de un titular de la SEP no ha servido.

Finalmente, vale anotar que claro que existen mexicanos brillantes y gente buena en el magisterio.

¡Felicidades a los maestros en su día!

carlos.bayo@angelmetropolitano.com.mx

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares