Pasión de Cristo en Iztapalapa fue a puerta cerrada

En medio de la contingencia sanitaria por coronavirus en la Ciudad de México, la representación 177 de la crucifixión de Jesús de Nazaret en la alcaldía de Iztapalapa lució vacía, sin nazarenos y sin puestos ambulantes este Viernes Santo.

En comparación con las 2 millones de personas que cada año visitan los barrios de Iztapalapa en estas fechas, una tradición que precisamente surgió en 1833 luego de epidemias de cólera, ahora solo la gente pudo ver la representación por televisión.

Con el Santuario del Señor de la Cuevita a puerta cerrada, se realizó la representación y crucifixión de Jesús.

La Pasión de Cristo en Iztapalapa también se llevó a cabo con el Cerro de la Estrella resguardado por policías capitalinos.

Para evitar aglomeraciones, los alrededores de la Catedral de Iztapalapa fueron confinadas con vallas metálicas, además de que no permitieron recorridos de Nazarenos con sus cruces a cuestas, como tradicionalmente se realizaban.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.