CaBayo de Troya – Estados Unidos contra Venezuela

Con un gran despliegue de su fortaleza naval y tecnológica, en las próximas horas se verá si Nicolás Maduro –presidente de Venezuela– sigue desafiando a Estados Unidos, la potencia número uno del mundo, en donde el tema principal dejó de ser la instalación de la democracia y pasó a ser un tema de narcotráfico.

Esta es una guerra que también se podría interpretar de muchas maneras, en donde se activaría parte de la economía armamentista, probar tecnologías de defensa y darle un respiro a la economía americana.

De otra manera, también se podría entender como un mensaje para otros países de la región que les siguen jugando a la protección del narcoterrorismo.

Evidentemente los asesores de Donald Trump –que son muchos y muy preparados–, elegirán el momento y tiempo adecuados en donde buscarán el menor número de bajas civiles posibles. Ese esquema ya se vio con el ataque al general iraní Qasem Soleimani, que mataron en un “ataque de precisión” en enero de este año en Irak.

Y es que el mandatario de Venezuela se mostró más que desafiante luego de conocerse la recompensa de 15 millones de dólares que el gobierno de Estados Unidos ofreció por su captura para que enfrente cargos por narcotráfico.

Un Nicolás Maduro envalentonado tachó a Donald Trump de “cowboy racista” y aseguró estar listo para luchar “con todos los medios necesarios” si Estados Unidos y su vecina Colombia se atreven a invadir Venezuela.

Esas declaraciones del sucesor de Hugo Chávez no tardaron tras conocerse la recompensa ofrecida en su contra, además de otros cargos contra Maduro y algunos integrantes de su élite política por presuntamente hacer de Venezuela una empresa criminal al servicio de mafias del narcotráfico y terroristas.

“Si un día el imperialismo y la oligarquía colombiana se atrevieran a tocarnos un pelo, prepárense para la furia bolivariana de un pueblo que arrasaría con todos ustedes”, amagó Nicolás Maduro.

Mientras tanto, podemos afirmar que hoy por hoy, el mundo no va a ser derrotado por una pandemia, pero sí puede ir regionalmente mermando si cada mandatario no hace lo que le corresponde.

Dentro de este contexto, México juega un papel fundamental por su buena vecindad con Estados Unidos y la simpatía que ha expresado la Casa Blanca por el presidente Andrés Manuel López Obrador, y ahora nos queda como país apoyar a nuestro mandatario para que tenga fortaleza en sus decisiones.

De nada sirve la crítica destructiva de muchos actores políticos por no tener ni hueso ni maleta. Vale la pena recordar el adagio popular: cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar…

carlos.bayo@angelmetropolitano.com.mx

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares