EE.UU. facilita visas para campesinos

Por María Cristina Hall

Como respuesta a la pandemia global, Estados Unidos ha priorizado la llegada de migrantes campesinos bajo el esquema de visado H-2. Ahora, quienes no cuenten con alguna inadmisibilidad serán otorgados el visado H-2 sin tener que hacer una entrevista previa. Esta medida busca tanto proteger a los trabajadores del consulado que llevarían a cabo las entrevistas, como asegurar la cadena de producción alimenticia en Estados Unidos, al garantizar que los campos cuenten con suficientes trabajadores.

Los cambios administrativos en el programa como respuesta al COVID-19 ponen en evidencia dos aspectos: por un lado, lo indispensables que son los trabajadores mexicanos para la seguridad alimenticia de los estadounidenses y, por otro, la desechabilidad de los mexicanos para la economía estadounidense. Mientras las personas que residen en Estados Unidos se resguardan en sus casas, los mexicanos tendrán que salir a trabajar y exponerse al COVID-19. Dado que la brecha salarial entre México y Estados Unidos es de casi nueve veces, está claro que los mexicanos seguirán acudiendo a estos trabajos. La entrada de los mexicanos en Estados Unidos responde directamente a la oferta y demanda del país: cuando se necesitan, se dan visados y cuando no hay deportaciones o cancelaciones de este tipo de programas.

Estados Unidos considera que el visado del H-2 engloba una “misión crítica” en cuanto a la “seguridad alimenticia de Estados Unidos”: incluso considera al programa como un tema de seguridad nacional. El programa de visado H-2 es para trabajadores temporales de agricultura (H-2A), así como de construcción, silvicultura y otras industrias (H-2B). No existe un número limitado de visas H-2A, mientras que las H-2B se limitan a 66,000 trabajadores por año.

Generalmente, los empleadores estadounidenses otorgan a la sección consular una lista de trabajadores, a quienes han contratado año con año, para que el visado se renueve. Este año, quienes tengan inadmisibilidad no podrán contar con una exención (“waiver”) que les permita entrar a Estados Unidos, ya que el proceso requeriría una entrevista, por lo que serán sustituidos por trabajadores sin inadmisibilidad. Los trabajadores suelen ir en ciertas temporadas del año para la cosecha, por ejemplo.

Destaca que el 88.2 por ciento de los visados H-2A fueron satisfechos por el programa “Mission Mexico”, el cual cubrió el 74.1 por ciento de los visados H-2B. Los ahorros que los mexicanos pueden asegurar a través de este programa son muy llamativos para la población campesina. Sin embargo, debe señalarse que, al requerir una recomendación de parte del empresario año con año, hay una inevitable desincentivación de quejas laborales: cualquier abuso pasa sin mayor consecuencia. En este sentido, debemos estar atentos a qué medidas se implementarán para prevenir brotes de COVID-19 entre los migrantes.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares