Etapa de la muerte

Por Mónica Shekaibán

La muerte es el término de la vida, es el final del organismo vivo, que se había creado a partir de un nacimiento.

Los pensamientos de la muerte nos pasan por la mente en varios momentos de nuestra vida, sobre todo cuando hacemos introspección y nos preguntamos ¿qué he hecho con mi vida? ¿Hacia dónde voy? ¿Cuándo me muera, dejaré huella? O nos llegan cuando tenemos alguna enfermedad o algún familiar o amigo cercano está muy enfermo en etapa terminal.

Por lo general los individuos no hacemos planes para cuando tengamos 70 u 80 años, por qué no sabemos si vamos a seguir vivos.

Hay mucho miedo de vivir una muerte con agonía o solo pensar en el acto de morir. Como tal, nos preguntamos si habrá sufrimiento físico o psíquico, tenemos  miedo a perder el control de la situación, miedo a lo que vivirán sus seres queridos tras su muerte, miedo al miedo de los demás, miedo al aislamiento y a la soledad, miedo a lo desconocido.

En Occidente no estamos entrenados a hablar de la muerte de una forma natural y amorosa, nos cuesta mucho aceptar nuestra propia muerte y la de los demás, sobre todo, la de los seres queridos, por eso evitamos hablar del tema. Vivimos tan apegados a los demás, que los necesitamos para vivir, por eso el duelo lo experimentamos con mucho dolor.

Hay personas con más inteligencia emocional que viven el duelo con un dolor razonable, donde la vida no se acaba por la pérdida, la vida sigue, son personas resilientes ante los cambios, pero otros deben aprender a sanar su corazón.

Esto implica seguir amando al que se fue desde otro lugar, de un modo distinto, sabiendo que nos encontraremos nuevamente, ya que todos nos vamos a morir algún día, es un proceso inevitable y debemos estar preparados emocionalmente para ese día.

A todos nos gustaría morir rápido, sin dolor y alrededor de nuestros seres queridos, pero eso no lo podemos planear, es imposible saber cuándo nos llegará, pero lo que si podemos elegir, es vivir bien, tranquilos y en paz, por qué cómo vivimos, será cómo moriremos, por eso hay que vivir el día a día y no preocuparnos por el día de nuestra muerte, aceptamos que ese día llegara y no nos angustia pensarlo, ni decirlo, ni planearlo ( si aplica con eutanasia), esto no quiere decir que en el transcurso de nuestra vida, no tengamos problemas o situaciones complicadas, ya que esto es parte de la vida, si se vive bien y desde el amor, estamos conectados con nuestra alma, que es la que nos guiará por un camino bondadoso y compasivo con nosotros y los demás.

La eutanasia es la acción u omisión de un procedimiento que provoca la muerte de una persona que tiene una enfermedad incurable para evitar sufrimientos psicológicos y físicos.

A veces se refieren a la eutanasia, como “suicidio asistido”, que es la muerte de una persona provocada por ella misma de manera voluntaria.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares