La comunicación no verbal a través del lenguaje corporal

Por Rosa Elena Holguín

La comunicación no siempre es verbal, los gestos, posturas, movimientos del cuerpo, expresiones faciales y el tono de voz son intrínsicamente más significativos porque involucran sentimientos, emociones, pensamientos y actitudes que conforman un lenguaje corporal no verbal.

El lenguaje corporal no verbal se considera algo innato; desde que nacemos, se tiene la capacidad de expresar emociones las cuales están estrechamente relacionadas con una amplia serie de expresiones faciales y corporales que hacen que podamos comunicar sentimientos más allá de las palabras y da indicios acerca del estado de ánimo.

La Programación Neurolingüística propone estar atentos a nuestro interlocutor con el fin de percibir lo que expresa en una conversación y si  corresponde o no con su mensaje corporal. 

¿Alguna vez te has dado cuenta como un gesto o mirada comunica lo contrario de lo que se dice?  ¿Puedes pensar en algún ejemplo?

La PNL nos proporciona estas claves   que permiten tanto percibir como comunicar de manera eficaz:

La postura que adoptamos refleja nuestro estado de ánimo y nuestro carácter y va a influir en la percepción que los otros tengan de nosotros. Por ejemplo, cuando estamos conversando podemos expresar afecto o, por el contrario, rechazo. Si adoptamos una posición inclinada hacia delante y la combinamos con una sonrisa y una actitud relajada, estaremos transmitiendo una sensación de interés, simpatía y afecto. En cambio, cuando cruzamos los brazos podemos emitir una imagen de rechazo, pasividad o timidez.

Los ojos normalmente constituyen la única parte del cuerpo que mantiene contacto directo con el receptor. Durante este contacto, la mirada se convierte en un importante vehículo de conexión entre emisor y receptor, ayudando a conocer y completar la información verbal que se transmite y se recibe. Los buenos comunicadores saben hacer uso de las miradas para contactar con el receptor, para reflejar entusiasmo, naturalidad y convicción de ideas, otorgándole asimismo credibilidad a su mensaje.

El valor de la sonrisa.  A través de una sonrisa, otra forma de comunicación no verbal, se puede alcanzar lo que buscamos ya que con ella se obtiene energía positiva. Esto ocurre porque al sonreír se relajan todos los músculos. Por otro lado, se consigue encontrarnos mejor si se hace de una forma natural, sincera y relajada. 

Por el contrario, cuando se toma una actitud muy seria, se cree que se obtendrá respeto y obediencia, cosa que no es cierta y, además, provoca que el organismo se resienta. Es una forma de crear problemas y barreras, a la vez que la gente de alrededor adopta una actitud de miedo y desconfianza.

Los movimientos que se realizan con las manos pueden ser de gran riqueza. Por ejemplo, pueden expresar estados de tensión y son un apoyo esencial para el lenguaje hablado, ya que pueden aclarar, recalcar o ilustrar lo que el emisor dice verbalmente. A través de ellas se puede enfatizar, dar ritmo o indicar algo, expresando mejor el mensaje que se pretende transmitir. Aunque faciliten la expresión del mensaje, no es necesario abusar de su empleo, puesto que ello puede ser un signo de nerviosismo.

El campo de estudio del lenguaje no verbal es profundo y las áreas en las que podemos darle utilidad son muy amplias.

La PNL ha desarrollado un conjunto de técnicas muy acertadas para lograr una conexión entre lo que emitimos a nivel verbal-no verbal y mantener un equilibrio entre estos dos elementos para lograr expresarnos interna y externamente ya que esto se reflejará en nuestras relaciones interpersonales y en nuestra salud emocional.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares