Virus de la muerte

Por Roberto de la Madrid

¿El coronavirus es peligroso? Sí. Pero es mucho menos peligroso que el hombre mismo ¿Entonces por qué tanto escándalo? Porque el escándalo lo hace el hombre mismo. ¡Pero el virus se contagia! ¿No es motivo para alarmarse? Sí, pero esa alarma es un tanto hipócrita, porque habría que preocuparse por otras cosas mucho más peligrosas, que se contagian y que matan más que el virus de este. 

¿A qué te refieres? Yemen: la comida, la apatía. ¿Esto qué es un acertijo? No, son los 3 ejemplos que el ser humano debería considerar en esta pandemia para cambiar su forma de ver las cosas, porque el coronavirus ha expuesto una vez más cuán egoísta es. Al ser humano no le importa nada, a menos que el virus lo pueda contagiar y matar, claro, si se lo informan, ya que es una oveja que necesita que le guíen –por lo menos la mayoría–. 

Hay otros contagios que, como es ignorante, pues se los traga, y por sorpresa, lo mata miles de veces más que el pequeño Covid-19. Solo que los contagios hechos por el ser humano mismo, cuando dan dinero a algunos, son más sutiles y atractivos. 

El estilo de vida, por ejemplo, anclado al American Way of Life, nos enseñó a ver hermosas mujeres y hombres, modelando estilizadas siluetas, manejando lujosos coches para vendernos lo bueno que es un cigarro, una hamburguesa o un licor. 

Oye, ¡pero eso no es un virus! Sí lo es, y además es peor. En la ciencia y psicología social está comprobado que las tendencias o modas se contagian igual que un virus, se anclan al paciente, remueven su información central y afectan su conducta, solo que el coronavirus ataca una célula, y la tendencia a través de la publicidad, la mente. 

Resultado: la muerte. ¿La muerte? Sí. La tasa de mortalidad de las enfermedades cardiovasculares causada por la mala alimentación, el tabaco o el alcohol que hipnotizan a través de sus brandings, supera miles de veces más a las muertes que el coronavirus va a dejar cuando acabe la pandemia. ¿Y por qué nadie dice nada de esto? 

Porque a los medios les conviene el anuncio de los asesinos del bienestar celular, ya que pagan miles de millones de dólares, el ejemplo más real, EE. UU. y su población llena de panzones y gordos (triglicéridos, colesterol, hipertensión, glucosa) debido a que los medios de comunicación los contagiaron y además los engañaron con el estilo que debe tener el hombre exitoso y feliz promovido por bellos cuerpos. 

Y si voy a más profundidad, podemos hablar de los aditivos que le ponen a alimentos para que uno quede más enamorado y, envenenado, luego, entonces, muerto. ¿Recuerdas cómo la cigarrera más grande del planeta omitía la información sobre el cáncer? Y si me salgo de la publicidad hacia lo militar, es peor al ver un ser humano insensible. La gente hoy está indignada con sus gobiernos, protesta, aterrada por el virus. 

En Yemen, se han muerto 100 mil, y hay 20 millones de personas cerca de la muerte por inanición, ¿y usted conoce a alguien que protesta por eso? Un niño de Yemen debe estar riéndose de nosotros, aterrados por una gripe que en promedio te mata en el 3% de los casos, cuando él tiene que encarar cólera, hambruna, misiles, sed y bombas. 

¿El coronavirus es el verdadero peligro?

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares