CaBayo de Troya – Mensajes que no venden

Todo indica que llegamos tarde a los cuidados internacionales ante la epidemia del coronavirus. ¿Quién le habrá dicho al presidente Andrés Manuel López Obrador que ya era la hora de aplicar los protocolos de salud internacionales? 

Seguro no fue alguien de su equipo, y mucho menos el incapaz de Hugo López-Gatell –el subsecretario de Salud–, quien pasará a la historia como parte de los irresponsables de la tragedia que podría ocurrir en el país por cuidar su sueldo y estatus político. Hoy no nos queda otra más que seguir afrontando esta situación de emergencia, que seguro la pasaremos como lo hemos hecho en otras ocasiones. 

En México tenemos un “coronavirus político” dañino y canceroso que data de décadas, mezclado con otras enfermedades de las cuales no se habla y son tremendamente malas. Hoy es un momento de reflexión y solidaridad, no para salir a la calle como algunos empresarios lamesuelas que invitaban a hacerlo. 

¿Para qué? Para quedar bien o para pagar en sus cadenas de agiotismo, y esto debe servir como una reflexión de qué queremos para nuestra familia. Debemos aprender a convivir otra vez como familia mexicana, a tener claridad de qué necesitamos como familia y como país. 

Ojalá los empresarios hoy declaren condonación de deudas, productos básicos más accesibles, regresar de manera lógica algo de ayuda a México –que tanto lo necesita– y demostrar como sociedad que sí vamos a volver a sacar la casta. Nada será igual después de esta crisis sanitaria. 

Nadie estaba preparado con 150 mil ventiladores pulmonares; eso no existía en la mente lógica de nadie. Nadie estaba preparado con 500 mil camas de hospital, ¿como para qué? ¡El hombre es poderoso!, pero a la vez somos muy frágiles. Tanto, que un minúsculo virus –a veces letal–, está marcando un parteaguas en la historia de la humanidad. 

Ni con todo el armamento ni con tecnología lo pudieron evitar. Ahora muchos personajes famosos se declaran portadores del coronavirus, ¿será?, ¿o se tiran al piso para que la opinión pública los levante; se querrán victimizar? ¿O sí será? Podría ser que lo hagan y digan para no salir, o cuidarse si realmente son positivos al Covid-19. Lo que sí es cierto es que muchos escenarios van a cambiar. 

Y de nuevo, ahora más que nunca, hay discursos que no venden. Sin embargo, seguramente el gobierno, en todos los ámbitos, tiene gente de probada capacidad, empleados que sí saben hacer su trabajo. Y a ellos también apelamos y agradecemos: enfermeras, médicos, gente de servicios de limpia, técnicos de CFE, policías, socorristas, bomberos, etcétera. Ellos son los grandes héroes anónimos que también han hecho grande a este país.

Gracias otra vez…

carlos.bayo@angelmetropolitano.com.mx

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares