En materia económica, el Covid-19 impactará a los mexicanos más pobres

Poco más de 40 millones de pobres y subempleados, no podrá encerrarse en su casa hasta que pase la crisis sanitaria del coronavirus. No pueden dejar de trabajar, pues morirían de inanición

Por David Casco/Fermín Sánchez

Si no trabajo, mi familia no come, así de fácil. Los que pueden ‘guardarse’ en sus casas, qué bueno, pero nosotros que vivimos al día no podemos darnos ese lujo”, dice doña Lupita Fernández, quien vende nopales, quelites, ajos, cebollas y tortillas hechas a mano afuera del mercado de la colonia Portales. Ella, al igual que poco más de 40 millones de mexicanos, es pobre y vive del subempleo, al día… 

Para ella no habrá cuarentena, pues no puede quedarse en su casa. “¿Cuarentena? No, joven, de lo que yo venda depende mi familia, mi hija enferma y mis dos nietos. Ya le dije, si no trabajo, no comemos. Las ventas han bajado, ya viene menos gente a comprar al mercado, pero pues qué le vamos a hacer. El gobierno no nos mantiene y hay que buscarle”, reflexiona la mujer de 68 años de edad. 

Y remata: “si el hambre no nos ha matado a los pobres, menos el dichoso virus ese del que todos hablan”. Doña Lupita, al igual que millones de mexicanos, vive al día y hacer cuarentena no es una opción viable. Ella no puede hacer home office, no le condonarán el pago de la renta del cuarto que habita en una azotea, de la luz, el gobierno no le da despensas ni ayuda económica, y de ella dependen tres personas más. 

Ella, y millones más de subempleados, no podrá encerrarse en su casa hasta que pase la crisis sanitaria del Covid-19. No puede dejar de trabajar pues moriría de inanición. Esa es la realidad. ¿Cómo obligar a 40 millones de pobres para que se queden en sus casas, en estas condiciones? 

Es el problema que se avecina en todo el país.

Más de 40 millones de mexicanos, en riesgo

En medio de la pandemia de coronavirus que afecta a gran parte del mundo, la organización Acción Ciudadana Frente a la Pobreza señaló que el Covid-19 plantea una emergencia en el mercado laboral que coloca a más de 40 millones de mexicanos en una situación de emergencia laboral, ante las acciones de mitigación y contención del virus y, sobre todo, ante medidas de ajuste económico que están adoptado empresas privadas y el gobierno mexicano. 

El organismo alerta que la emergencia plantea la urgencia de adoptar medidas que protejan el empleo, el salario y el acceso a los servicios de salud de los mexicanos que, aún antes de la crisis sanitaria, ya laboraban sin condiciones de trabajo digno. 

Pedro Tello Villagrán, analista de temas económicos y financieros, en entrevista con Ángel Metropolitano, comentó que la economía del país desde enero ya se encontraba en gran debilidad con una planta productiva prácticamente detenida o en retroceso. 

Con una inversión productiva que reportó al finalizar del cierre del año pasado una caída al nivel de 2018, con la menor generación de empleos formales de la economía en una década y con un consumo interno que apenas creció equivalente a la mitad del ritmo de avance mostrado en el año previo. Ante esto, el experto dijo que se ha creado un ambiente adverso para la economía mexicana, y nadie lo duda en este momento, “que cerraremos el primer trimestre de este año con una caída en materia de producción, de inversión y de empleo”. 

Afirmó que el segundo trimestre que esta por empezar será el más adverso del que se tenga memoria, porque la caída de la producción y el impacto que el coronavirus va a tener sobre el empleo –por el distanciamiento y el aislamiento por las medidas de contención de la pandemia–, harán que la economía viva un primer semestre de 2020 con uno de los peores registros en materia económica. 

El economista estableció que es indispensable una estrategia económica de apoyo a las familias que terminarán confinadas, a las empresas y al empleo, y si no es así, no habrá manera de evitar que cerremos el 2020 con la mayor caída de la economía en décadas. Afirmó que esta situación le pegará a los que menos tienen, pero también dijo que ésta será una caída que va arrastrar a la mayor parte de la sociedad a niveles de bienestar menores de cómo empezó el año, además de que el efecto mayor será sobre la base de la pirámide social. 

Por último, señaló que de manera individual, ante esta economía adversa, tenemos que cuidar nuestra salud y la de todos los que nos rodean, además de cuidar el empleo y realizar un esfuerzo mayor para mantener la fuerza de ingreso, además de que es indispensable privilegiar los requerimientos más importantes y prescindir de todo lo que no es necesario. 

Por su lado, José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico A.C, confirmó a Ángel Metropolitano que hay una recesión en la economía mexicana, por la caída del precio del petróleo, la incertidumbre bursátil, ante el hecho de que se siente el efecto negativo por el cierre parcial de plantas en sectores tan importantes como el automotriz, así como el de fronteras entre Estados unidos y México. Y concluyó que los más pobres serán los afectados, igual que las empresas de menores recursos. 

Es la crisis que se avecina en México… y el planeta entero.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares