El caso Renato Ibarra-Lucely Chalá causa indignación

Julián García

Violencia familiar, intento de femicidio y aborto; en apenas tres días, el hoy exfutbolista del América, Renato Ibarra, parecía más cerca de prisión, que lejos de ella, luego de que éste presuntamente violentó en su domicilio, a su esposa Lucely Stefanía Chalá.

Sin embargo, ahora mismo, y porque la misma acusadora sufrió una especie de amnesia, el ecuatoriano se encuentra en libertad cumpliendo su proceso de rehabilitación por una operación en la pierna derecha, a la que fue sometido a principios de año.

La cónyuge del mediocampista, quien, durante aquel penoso capítulo, inmerso entre la agresión y el interés económico, cumplía diez meses de embarazo, con su sólo cambio de declaración de hechos le dio un vuelco al desenlace, pero además tocó varias fibras justo cuando la justicia parecía actuar en la línea que debía hacerlo, haciendo valer los derechos de quien fue agredida.

“ES LAMENTABLE”

En entrevista con Ángel Metropolitano, la diputada por el Partido Encuentro Social (PES), Esmeralda de los Ángeles Moreno Medina, especialista en temas de seguridad, habla de lo triste que fue que Chalá se desdijera de sus dichos, porque de alguna manera les puso un candado a las autoridades en su objetivo de crear un precedente en temas de violencia de género.

“Él me jalonea del cabello y me empujó contra la pared, las mujeres no debemos de permitir esto, no debemos quedarnos calladas, no debemos tener miedo, no debemos permitir agresiones”, declaró Lucely en entrevista con la Revista TV Notas, presumiblemente a cambio de una fuerte suma de dinero.

Pero el jueves 12 de marzo, en el Reclusorio Oriente, en donde ya se encontraba preso Ibarra, luego de ser trasladado del Reclusorio Norte, la misma Stefanía aseguró, durante la segunda audiencia, que jamás había aseverado lo anterior: “No me agredió físicamente, no recuerdo haber dicho eso en la entrevista que me hicieron”.

Ante esta modificación tan radical en la declaración de la parte acusadora, Moreno opina que “es lamentable que se hubiera retractado, cuando uno solicita justicia es precisamente para que los actos que se cometieron en contra de una persona no queden impunes, y sobre todo que no se preste a suposiciones de corrupción por parte del órgano jurisdiccional; pero es lamentable, repito, que se haya retractado, cuando comenzó la denuncia, cuando de manera inicial hubo lesiones, cuando se certificó a la víctima, cuando se siguió un proceso penal, y que lamentablemente no siguió su curso.

“Habría que verificar los orígenes de ese cambio, porque hubo una denuncia y hay un registro de investigación sobre la violencia que se ejerció. Genera cierta inquietud el por qué la autoridad no valoró precisamente esa entrevista”.

Incluso, la legisladora llama a hacer conciencia respecto a todo esto, sobre todo pensando en que no se puede actuar de manera tibia, pues la idea es crear precedentes y de alguna manera ayudar a que se disminuyan este tipo de historias.

“A veces es un desgaste para las autoridades, echarle muchas ganas para que se ejerza una acción penal y que lamentablemente haya llegado a un arrepentimiento. Creo que sí es un mensaje para que hagan conciencia las demás mujeres, porque si se sigue permitiendo esto, significa que este núcleo de violencia no se va a romper, porque nosotras como mujeres damos la pauta a que no haya justicia en México. Y si de por sí la gente ya no cree en las autoridades, viene a manchar más esa situación”.

LA AUTORIDAD

Respecto a la actuación del juez, guardando sus reservas del caso, explica que el Ministerio Público (MP) pudo apelar la decisión, sobre todo tomando como referencia las inconsistencias originadas por la pareja del examericanista.

“La autoridad tendría que seguir investigando ese ilícito, si bien no existió la flagrancia, sí puede exigir que se lleve a cabo la acción penal, pero con más datos probatorios, porque hasta ese momento, si la defensa ya desacreditó esa conducta, es lamentable que en el estado que se encontraba la víctima, no se haya podido obtener justicia.

“Tuvo que hacer la alegación la autoridad competente, porque a lo mejor si ella no recuerda algunas circunstancias, no significa que no haya sucedido el evento, ahí lo que tendría que valorarse es el certificado médico de la víctima, si ameritó hospitalización, eso es lo que genera duda, incertidumbre por parte del juez, si no valoró ese dato probatorio, si podría ser que se estén violentando los derechos de la víctima”, finaliza.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares