Pese a las circunstancias, debemos de tratar de ser felices

Por Marina Salazar

A través de este texto trataré de conceptuar cómo se define la felicidad, esto con la intención de poder comprenderla. Desde un punto llano podemos dar diversas acepciones a esta palabra: ¿es un estado emocional?, ¿es una sensación de bienestar?, ¿es un sentimiento de realización que experimentamos cuando alcanzamos las metas trazada?, ¿ solo son deseos y propósitos?; ¿es un momento duradero de satisfacción, donde no existe una necesidad inmediata?, ¿es una condición basada en sentimientos propios relacionados a algo o a alguien? o ¿solo es un estado positivo y transitorio que experimentan los seres humanos siempre y cuando hayamos satisfecho nuestros deseos y tal vez cumplido nuestros objetivos? 

Qué es entonces, citemos a uno de los principales pensadores que hacen referencia a este concepto: Aristóteles (considerado uno de los padres de la filosofía), para él la felicidad ha sido relacionada con el equilibrio y la armonía, se dice que ésta puede ser obtenida mediante acciones encaminadas a la autorrealización, es decir, la felicidad depende de la satisfacción de los deseos, objetivos y de los placeres personales, lo cual hace que las personas que logren estas categorías sean personas felices, es así que podemos contestar desde la filosofía de Aristóteles que, la felicidad sí es considerada como un estado emocional (equilibrio y armonía) es también la autorrealización cuando cumplimos nuestras metas. 

Otra acepción más y cuya consideración se daba desde lo religioso refiere que, la felicidad, se alcanza dominando las pasiones y prescindiendo de las comodidades que impiden la aceptación de una existencia determinada, para la religión se puede alcanzar la felicidad si te olvidas de lo material y si estás en comunión con Dios. Desde la concepción religiosa vemos que para lograr ser felices no necesariamente dependemos de objetos materiales, de tal suerte que a la pregunta ¿es un momento duradero de satisfacción, donde no existe una necesidad inmediata?, podemos encontrarla a través de esta doctrina diciendo que la religión nos contesta asertivamente esta pregunta. Para el budismo, alcanzar la felicidad es liberarse del sufrimiento, superar el deseo, pero ambos estadios –sufrimiento y deseo– son cuestiones que se superan únicamente entrenando la mente por medio de la meditación. 

Así que, nuevamente, nos encontramos con una autorrealización solo que basada en lo no tangible, en donde no es necesario cumplir metas u objetivos, simple y llanamente estar en armonía con un Dios. Para Sigmund Freud (autor de la teoría del Psicoanálisis) la felicidad es algo utópico, es solo un ideal, porque considera que, para que la felicidad sea posible, está no debería depender del mundo real, porque en esta realidad los individuos están expuestos constantemente a experiencias desagradables, como el fracaso, el miedo y la frustración y, en este sentido, sostiene que a lo máximo que podría aspirar un ser humano es a una felicidad parcial, dejando entrever que esta felicidad de la que habla se vea amenazada por factores externos que limitan la posibilidad de una felicidad completa, aunque habría que preguntarnos si realmente existe la felicidad completa.

Bajo esta tesis nuevamente nos contestamos una más de las interrogantes que hacen alusión a la felicidad basada en sentimientos propios relacionados a algo. Es asi que haciendo este pequeño esbozo podemos entender y dar respuestas asertivas a las interrogantes planteadas. 

Habría que añadir que, desde mi concepción, la felicidad es un estado inherente al ser humano, es un equilibrio interior de realización y de amor, que, aunque no siempre es un estado permanente, debido a las circunstancias externas como bien lo dice Freud, no por ello dejamos de poseer, sentir o de lograr que esta categoría se cumpla, porque, aunque sea parcial o efímera, la poseemos. 

Considerando estas acepciones, hasta aquí podemos resumir que parcial o no, la felicidad es una categoría que se construye a través de los ideales, de las acciones y de las metas personales, y que ser feliz es un sinónimo de autorrealización, de armonía y equilibrio interior. Pero qué pasa cuando a pesar de lograr la autorrealización, esas circunstancias internas se ven amenazadas por factores ajenos. 

Sería entonces un buen momento para considerar si podemos ser felices a pesar de ello. Vayamos pues a ejemplificar algunos factores que pueden hacer que la felicidad que sentimos sea mermada. En el México de hoy, pareciera ser que la norma es vivir, bajo ciertas circunstancias anómalas, los medios de comunicación poseen como nota principal, secuestros, homicidios, feminicidios, violación a los derechos humanos en todas sus connotaciones, un sector salud cada vez más empobrecido, accidentes automovilísticos, asaltos, robo de infantes, la economía cada vez más tendiente a bajar, desempleo. 

Y por si esto fuera poco, hoy nos encontramos en una amenaza médica latente que nos pone en alerta y nos preocupa, ante la pandemia del coronavirus, cuyas cifras de contagios son alarmante. En fin, una lista interminable, que se convierten en factores que inciden y afectan directamente en nuestro bienestar, como ya lo había mencionado, debido a que tal vez, en diversas personas los pensamientos se vuelven inciertos, preocupantes y en su mayoría negativos, sienten coraje, frustración o miedo ante tantos acontecimientos que desestabilizan y mueven todo su ser y los vuelve sensibles y vulnerables ante acontecimientos sociales. 

Pero no olvidemos que a pesar de todo esto en el que yo no soy directamente responsable, y si lo fuera porque tal vez estoy viviendo un duelo o alguna enfermedad, podría ser feliz, claro que sí, porque de la misma manera que existen personas que no afrontan sus retos, que no trazan metas, que no dirigen su actuar, existen personas que trabajan para cumplir sus expectativas de vida y ante unas mismas circunstancias, afrontan la vida desde la ilusión, la confianza y el optimismo, y porque no decirlo así desde su actuar, desde su participación, su solidaridad con los demás.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares