Reír o llorar, en Irán están muriendo por tomar cloro

Por Roberto de la Madrid

Vivir en Irán es como zambullirse en Alicia y el país de las maravillas. Para empezar, al tiempo que aparecían los casos de coronavirus, casi el 10% del parlamento ya se había infectado y hasta ahora se reporta una decena de figuras políticas muertas. Como si fuera tragicomedia se escucha de todo.

Algunas personas se murieron por tomar alcohol adulterado (ya que aquí está prohibido, el mercado negro se deleita vendiendo marcas falsas). Pero se murieron no porque querían emborracharse sino porque escucharon que el alcohol mata al coronavirus. Otra persona también falleció por tomarse una botella de blanqueador de cloro porque escuchó que eso mataba al patógeno.

La angustia ha llegado a tal grado que se han tenido que liberar temporalmente a 70,000 presos para evitar que las cárceles se conviertan en cementerios y en huertas del virus, no obstante a los presos políticos no les tocó ese beneficio. No bastó el remedio milagroso que reporté en la anterior crónica.

Apareció otro. Un musulmán lamiendo la reja de una mezquita con miles de visitas en Instagram, prometiendo que tocar con la lengua el sitio divino traería la curación inmediata. Lo que comenzó con la burla del gobierno hacia el coronavirus, terminó ahora como una fuerte acusación contra Estados Unidos de ser un gran ataque bioterrorista.

Sin ofrecer pruebas más que su fe, así lo denunció el jefe del Estado Mayor de Irán. Hasta este momento que escribo van más de 10,000 casos y siguen subiendo. Algunos hospitales desbordados. No hay equipo ni medicinas suficientes. A esto hay que agregarle dos cosas peligrosas.

El portal estadounidense “The Intercept” descubrió que hay un grupo llamado “Unidos contra un Irán Nuclear” (UANI) muy cercano a Trump a quien lo está presionando para que castigue más a Irán, impidiendo a las farmacéuticas como Pfizer que envíen medicinas justo en medio de la pandemia. Uno de los patrocinadores de UANI es Sheldon Adelson, el mismo multimillonario que financió la campaña de Trump y que en años pasados pidió se aventara una bomba nuclear en territorio iraní. UANI dice que Irán busca una bomba nuclear, y que no lo va a permitir.

El segundo peligro es que en este momento que escribo, una base militar de EEUU en Irak acaba de ser bombardeada, dos estadounidenses y un británico murieron. EEUU responsabiliza a milicias manejadas por Irán. Y otra vez, la amenaza de un enfrentamiento bélico comienza a crecer. Esta es la vida en Irán.

Entre el virus, la guerra y lo tragicómico.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares