CaBayo de Troya – El feminismo en México debe existir siempre

El feminismo –entendido como el movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de sus capacidades y los derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres– debe ser un tema de todos los días. No hoy, sino diariamente, debemos exigir que cada mujer sea respetada: niñas, madres, abuelas, todas. 

Ayer domingo, miles de mujeres en México y en muchas ciudades de todo el planeta salieron a las calles a protestar en un movimiento legítimo trascendente. 

Todas exigen igualdad de género, respeto y seguridad. Sin embargo, los grupos de mujeres que organizan estos actos, deben tener cuidado para no permitir que los mismos se politicen con intereses de partidos políticos que quieren jalar agua a su molino, así como no dejarse infiltrar por falsos apoyos internacionales y de dudosas intrigas. 

El de las mujeres, debe ser un movimiento que busque justicia y dignidad social y no sean usadas como trampolín de temas políticos extranjeros. Celebremos que este movimiento feminista crezca en todo el país, pues hacía falta una sacudida social de esta magnitud para que las mujeres se hagan oír y escuchemos sus reclamos y planteamientos. En su mayoría son mujeres jóvenes quienes se atrevieron a alzar su mano, hartas de una sociedad desigual y con pocas oportunidades para ellas. 

Ahora a las autoridades les toca hacer su parte, no nada más reunirse las integrantes femeninas del gabinete; y a los legisladores hacer leyes más justas y equitativas. 

La justicia para las mujeres está esperando. ¿Cuántas pensiones alimenticias están pendientes por sentencias, cuántos violadores siguen libres en la calle? ¿Cuántos abusos sexuales a menores hay por castigarse, de familiares, profesores o sacerdotes? Hay muchas tareas pendientes para la clase gobernante… Nosotros como sociedad tenemos una voz que no necesita legitimarse políticamente, ni que políticos o servidores públicos se cuelguen de algo que no señalaron o trataron de remediar en su momento, por estar más ocupados en buscar la venta de cerveza fría, en expulsar los restos de Hernán Cortés o en matar perros callejeros. 

Es tiempo de que la autoridad y los legisladores se comprometan y hagan su trabajo, sin perder el tiempo en tribuna con propuestas ridículas y absurdas, o anteponiendo a Dios por sobre todas las cosas. Afortunadamente el presidente Andrés Manuel López Obrador les pone el ejemplo y sigue trabajando todos los días, pues se comprometió a mejorar las condiciones de todo el país. 

¿Qué más tiene que pasar para que recapacitemos y escuchemos a las mujeres?

carlos.bayo@angelmetropolitano.com.mx

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares