¿Porque algunas personas quieren tener la razón siempre?

Por Mónica Shekaibán

Conforme pasan los días, nos damos cuenta que cada vez hay más personas que quieren tener la razón siempre y les cuesta mucho trabajo admitir sus equivocaciones, este comportamiento los convierte en seres que nadie quiere tener cerca, son muy difíciles para entablar una comunicación real y asertiva, también reflejan el vacío que tienen de ser reconocidos por los demás, a pesar de saber que lo que están diciendo no es verdad o no tienen las bases suficientes para defender su punto de vista, lo único que desean es tener la razón y ser aprobados, no se dan cuenta de lo absurdo que se oyen y lo molestos que pueden llegar a ser.

A este tipo de personas, no les importa quedarse solos, nunca reconocen su error, ya que prefieren mantener su postura, aunque esto represente quedarse sin trabajo, sin pareja, sin amigos, este comportamiento los va aislando poco a poco de la sociedad y vínculos interpersonales.

La falsa percepción que se crea en la mente, a través de las redes sociales, de que el mundo es perfecto, nos genera mucha ansiedad y deseamos pertenecer a toda costa y para poder formar parte de él, nos convencemos de que debemos cumplir con los altos estándares que nos demanda la sociedad.

Este comportamiento, el cual está muy lejos de la realidad, se va convirtiendo poco a poco en un círculo vicioso que produce depresión, baja autoestima, irritabilidad, agresión y mucha envidia por no poseer lo que se desea.

¿Porque se niegan los errores?

  • Narcisismo: Los errores los cometen todos, excepto nosotros.

  • Baja autoestima: La posibilidad de haber cometido un error, lo niegan para proteger su lastimado interior.

  • Mecanismos de autodefensa: Algunas personas los llevan al extremo de hacerles creer a los demás que son incapaces de fallar.

  • Exigencias demasiado altas de nuestros padres: Cuando se espera que seamos ejemplares, no nos podemos permitir fallar.

Es importante utilizar los medios de comunicación con mucha responsabilidad y con criterio, manteniendo una distancia crítica ante lo que se ve y preguntarse si realmente necesitan esto o aquello para ser feliz, dejar las comparaciones y las aspiraciones a un lado, ya que esto genera alteraciones en nuestra propia percepción como seres humanos, se experimenta una sensación de inferioridad, no placentera.

Hay que reconocernos como seres humanos valiosos y amorosos, pero nunca olvidemos que somos humanos, que está permitido equivocarse y no tener la razón en todo lo que decimos o hacemos. Que siempre podemos mejorar y aprender de nuestras equivocaciones, que el reconocimiento que deseamos de los demás, solo es necesario tenerlo de nosotros mismos, que la opinión que tengan de nosotros buena o mala, es válida, pero nunca nos debe de afectar. Para lograr esto, hay que trabajar mucho en el auto concepto, subir la autoestima, generar seguridad y paz, para vivir una vida plena con alegría.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares