El silencio y la paciencia son virtudes de personas sanas

Por Mónica Shekaibán 

El silencio y la paciencia son dos elementos que se aprenden y se refuerzan con el tiempo. Si una persona tiene estas dos cualidades, definitivamente vive mejor, toman decisiones más inteligentes y sus acciones son más eficaces. Para lograr tener estas virtudes, es necesario un crecimiento constante en el nivel de conciencia, elevar la inteligencia emocional y el nivel vibratorio, a través del análisis interno de cada experiencia de vida.

A veces las cosas van de manera opuesta a nuestros deseos, pero confiando en el universo, sabemos que todo lo que nos sucede es para nuestro propio bien, para tener aprendizajes y lecciones, para mejorar nuestra forma de pensar y sentir respecto a lo que nos sucede, “No es el hecho en sí, sino lo que yo percibo de los hechos”.

Ser pacientes es una gran virtud, que aplicada con inteligencia, se logra obtener muchos beneficios, es bien dicho la frase “el tiempo lo cura todo”, el tiempo acomoda todo en su lugar, y de pronto entendemos por qué pasó lo que pasó y por qué teníamos que esperar.

Por lo general, casi siempre, el resultado de la espera funciona a nuestro favor, ningún resultado puede ser garantizado, pero si vemos el lado positivo, de todo se aprende.

La paciencia es la capacidad de no rendirse, la calma en aceptar todo lo que sucede, para reaccionar lúcidos y tomar las medidas apropiadas.

Las personas que tienen demasiada prisa, no analizan bien las situaciones y a veces toman muy malas decisiones, por apresurarse a tener un resultado rápido, muchas veces por la emoción del momento dicen cosas que no querían decir y lastiman a sus seres queridos, y se necesitará mucho tiempo para acomodar lo que desacomodaron por tener prisa, se necesita mucha fuerza de voluntad y coraje para esperar el propio momento para aclarar o resolver las cosas.

El silencio no significa que no podamos dar nuestra opinión o punto de vista de algo, simplemente es saber cuándo es el momento adecuado para permanecer callado. El silencio es la pausa que nos permite escuchar a los demás, y esperar a que sea nuestro turno para ser escuchados, con el mismo respeto con el que se nos trató, es una forma también de expresar complicidad entre los involucrados.

Muchas veces el silencio nos incomoda y no debería de ser así, hay que aprender a disfrutar estos momentos de silencio y paz, la unión de las personas puede ser tan profunda e invisible que no es necesario hablar, solo es gozar el hecho de estar juntos.

El silencio es un don que nos da la oportunidad de apreciar todo aquello que nos rodea, de las personas a las cosas, de la naturaleza a nuestra interioridad. Paciencia y Silencio, son 2 características que nos ayudan a desarrollar nuestra personalidad y convertirnos en mejores personas.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares