Francisco Etxeberria, uno de los mejores y más respetados médicos forenses

Este investigador español es famoso por ayudar a resolver casos como los desaparecidos por la dictadura franquista, Salvador Allende y Víctor Jara, entre otros más

En el planeta, existen algunos especialistas en materia forense, y uno de ellos es Francisco Etxeberría Gabilondo. Nacido en Guipúzcoa, España, en 1957, es un médico especialista en Medicina legal y forense y especialista en Antropología y biología forense de la Universidad Complutense de Madrid. También se desempeña como profesor titular de Medicina legal y forense en la Universidad del País Vasco; presidente del departamento de Antropología física de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, de la cual fue presidente; presidente de la sección de Medicina legal y forense de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao y profesor del Instituto Vasco de Criminología, en donde ha sido secretario y subdirector. 

La fama del doctor ha traspasado fronteras principalmente por sus investigaciones forenses, por la relevancia social de los casos analizados, además de que participó como perito judicial en muchos procesos judiciales –dentro y fuera de su país–, comprendiendo casos de torturas por parte de las fuerzas del orden españolas. 

También ha sido un férreo crítico de los casos de tortura que quedan en la impunidad en su país, y por ello el gobierno vasco le encomendó investigar casos de tortura en ese territorio, que se dieron entre 1960 y 2010, para revelar su incidencia real en ese lapso y “establecer las conclusiones en materia de reconocimiento, reparación y prevención que pudieran tener lugar”.

Casos relevantes

Uno de sus trabajos de investigación más relevantes se dio desde el año 2000, con la exhumación de fosas de personas asesinadas y desaparecidas durante la Guerra Civil Española y la posterior dictadura de Francisco Franco. En ese tenor, en el mismo año 2000 exhumó en León, España, la primera fosa común que albergaba los restos de 13 personas desaparecidas durante el franquismo, por lo que su trabajo cobró más relevancia e interés. 

A partir de ahí, Francisco Etxeberria creó un equipo de trabajo constituido por historiadores, antropólogos, médicos forenses, arqueólogos, psicólogos y voluntarios. De igual forma, Etxeberria asesoró al juez Baltasar Garzón en el caso sobre la Memoria histórica de la Guerra Civil Española y el franquismo. Otros casos relevantes del afamado forense, son los de la exhumación y autopsia –en 2009– de los restos del cantautor chileno Víctor Jara, asesinado durante el golpe de estado del dictador Augusto Pinochet en 1973. También en 2011 fue partícipe del análisis realizado a los restos del expresidente chileno Salvador Allende, tras casi cuarenta años después de su muerte. 

Ese estudio permitió concluir que Salvador Allende se suicidó y no fue asesinado, como se creía. Uno más de los casos importantes indagados por el especialista, en equipo, fue el de la identificación de los restos del escritor español Miguel de Cervantes Saavedra, que se encontraban en el Convento de las Trinitarias Descalzas de Madrid, en 2015. La investigación, en este caso, fue histórica, antropológica y forense.

Laureado investigador

Entre los premios y reconocimientos que ha recibido Francisco Etxeberria Gabilondo, destacan el Premio Derechos Humanos Gipuzkoa Giza Eskubideak 2006, de la Diputación Foral de Guipúzcoa, por la trayectoria académica y profesional en el campo de la Medicina Forense; el Premio Derechos Humanos René Cassen 2007 del Gobierno Vasco, concedido al equipo que dirige en la Sociedad de Ciencias Aranzadi por el proyecto de investigación sobre los desaparecidos de la Guerra Civil; el Premio de Humanidades, Cultura, Artes y Ciencias Sociales Eusko Ikaskuntza 2013, junto con la economista Mari Carmen Gallastegui, por la labor investigadora que ambos han desarrollado en sus facetas profesionales. 

Otro más: Premio 9M por las personas desaparecidas, de la Fundación Europea por las Personas Desaparecidas, en reconocimiento a su excelencia como forense; el Premio Gernika por la Paz y la Reconciliación, concedido en 2016 por su labor en la recuperación de la memoria histórica, y el XVIII Premio Manuel de Irujo, concedido en 2018. 

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares