Nancy Pelosi, la mujer más poderosa de Estados Unidos

Desde su llegada al cargo, ha sido una fuerte opositora a muchas medidas y conductas adoptadas por Donald Trump

Por Alejandro Montesinos 

El 4 de febrero de 2020, Donald Trump rindió el Discurso del estado de la Unión, uno de los eventos políticos más importantes de Estados Unidos, en donde cada año el presidente en turno rinde un informe ante el Congreso sobre el estado actual del país.

El discurso de este año fue particularmente importante para Trump pues pesaba sobre sus hombres un posible juicio político en su contra (impeachment) y el cada vez más cercano inicio de la contienda electoral para su reelección.

Y si bien hubo muchos aspectos importantes y dignos de analizar durante este evento, hubo dos momentos que se robaron el foco de todo, pues sellaron una rivalidad que durante meses había sido un tanto velada.

Nancy Pelosi y Donald Trump perdieron durante esa noche cualquier cuidado de las formas o protocolos: al iniciar el Estado de la Unión, el presidente dejó a Pelosi con la mano estirada, ignorando de una manera clara su saludo; al terminar el evento, Pelosi rompió en pedazos el discurso de Trump, mientras el Congreso aplaudía al presidente.

Al término del discurso de Trump, Nancy Pelosi aplaude de manera sarcástica la participación del presidente.

Nancy Pelosi, mucho más que la opositora número uno de Trump

Sin duda, esos fueron dos de los momentos que dieron la vuelta al mundo y colocaron en el discurso mediático de la prensa internacional a Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, quien es considerada la mujer más poderosa de Estados Unidos; sin embargo, antes de ser una de las más grandes figuras políticas era una mujer que pudo haber dedicado su vida a la iglesia.

Nancy Patricia D’Alesandro nació el 26 de marzo de 1940, en Baltimore, Maryland en Estados Unidos. Es hija de Annunciata Lombardi y Thomas D’Alesandro, alcalde de Baltimore y congresista de Estados Unidos. Desde 1963 contrajo matrimonio con Paul F. Pelosi, con quien procreó cinco hijos.

Pelosi estudió Ciencias Políticas en el Trinity College, Washington, DC. (ahora llamado Trinity Washington University). Su carrera política empezó desde el año de 1977, cuando ocupó el cargo de presidenta del Partido Demócrata del Norte de California.

Sin embargo, antes de entrar a la política, Nancy Pelosi estuvo a punto de dedicar su vida a la iglesia -según se puede leer en su biografía escrita por la periodista Elaine S. Povich-, pero Nancy no quería ser monja, como su madre tanto lo deseaba, Pelosi quería ocupar la posición de cura, aunque dentro de las esferas católicas esa posición está reservada solo para los hombres.

Y si bien, Nancy desistió de formar parte de la iglesia, nunca dejó su fe por el catolicismo, pero eso nunca le impidió ser una mujer de causas sociales firmes y libre de prejuicios. Desde 1987, año desde el cual ha sido reelecta a la Cámara de Representantes, ha representado los intereses y la defensa de las personas que viven con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (sida).

Desde entonces, tuvo una carrera en el terreno de la administración pública estable, con ascensos considerables, aunque uno de los saltos más notables en su trayectoria política ocurrió en 2001 cuando se convirtió en la primera mujer en ser elegida por la minoría de la Cámara de Representantes.

Si bien hoy en día, Nancy Pelosi es la mujer más poderosa de Estados Unidos y su abierta afrenta contra Trump la han convertido en la mujer del momento, hay que destacar que desde el 2002, Pelosi hizo historia pues en esa ocasión se conviritó en la primera mujer en la historia del Congreso de los Estados Unidos en obtener el más alto rango del recinto legislativo, pues fue elegida como líder de la minoría.

No pasaron muchos años antes de que Nancy Pelosi volviera a romper el techo de cristal que impide a las mujeres colocarse en los cargos más altos del poder, pues en 2006 volvió a hacer historia al convertirse en la presidenta de la Cámara de Representantes.

Y, sin duda, la hazaña política -que repetiría más de 10 años después- que alcanzó no es cosa menor pues el cargo de “presidente de la Cámara de Representantes” es el tercero más importante de todo Estados Unidos, ya que la persona designada ocupa el segundo puesto en la línea de sucesión presidencial, tan solo detrás del vicepresidente en turno.

Durante esa época, otro de los grandes logros políticos de Pelosi fue conducir la reforma de salud por la Cámara, pese a las muchas dificultades que enfrentó durante todo el proceso previó a su aprobación hasta 2012; esto le valió la admiración y el respeto del propio presidente Obama.

Desde enero de 2019, Nancy Pelosi fue elegida una vez más como presidenta de la Cámara de Representantes y desde su llegada al cargo ha sido una fuerte opositora a muchas de las medidas y conductas adoptadas por el presidente Trump.

Más allá de las posturas políticas, un ejemplo 

A pocas semanas de cumplir 80 años de edad, la figura de Nancy Pelosi entre las esferas más altas del poder es una reivindicación dos figuras que por años se han considerado (de manera absolutamente errónea) como incompatibles con el poder: las personas mayores y las mujeres.

Sin duda, más allá de la postura política de cada uno, Nancy Pelosi ha demostrado que el talento y la astucia no rivalizan con nada, ni impiden ser la rival número uno de uno de los hombres más poderosos del mundo.

Te puede interesar: “Primera ministra de Finlandia, Sanna Marin: la jefa de Estado más joven del mundo”

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares