Empresa canadiense inicia trabajos en mina cancelada por AMLO

Pese a la negativa de López Obrador al proyecto de la minera canadiense, siguen los trabajos de pruebas metalúrgicas

Por J. Jesús Lemus

Las empresas mineras trasnacionales en México, siguen operando sin control. Para ellas no existe disposición oficial ni reclamo social que las detenga. El mejor ejemplo de esto es lo que sucede en Samalayuca, Chihuahua, donde pese a la disposición oficial del presidente Andrés Manuel López Obrador para cancelar el proyecto minero de la canadiense VVC Exploration Corporation, este sigue avanzando. 

El proyecto minero La Gloria, que fue anunciado desde julio de 2019 con una inversión de mil 200 millones de dólares, ha sido frenado en tres ocasiones por vecinos de la comunidad de Samalayuca, integrados en el Frente Ecosocial Paso del Norte, por considerar que la operación de esta mina a cielo abierto afectara severamente el Área Natural Protegida Médanos de Samalayuca.

Esto no ha sido obstáculo para que la minera trasnacional siga gestionando ante la Secretaría de Economía (SE), a través de la Dirección General de Minas (DGM), los permisos necesarios para establecer en esta zona aledaña a Ciudad Juárez, la que sería la mina de cobre más grande del estado de Chihuahua.

De acuerdo a un comunicado oficial de Michel J. Lafrance, de la junta directiva de VVC Exploration Corporation, desde julio de 2019 la minera recibió del gobierno federal los permisos ambientales y de cambio de uso de suelo, con lo que se inició con “las pruebas metalúrgicas como parte del proceso de planificación de la mina piloto”. 

Estos permisos fueron entregados por subalternos del gobierno federal, pese a la disposición anunciada por el Presidente de la República, en el sentido que se ya no se otorgarían más permisos para nuevas exploraciones mineras en todo el país, a fin de respetar la propiedad del suelo de las comunidades originarias.

La autorización minera entregada a VVC Exploration Corporation, presumiblemente sin conocimiento del Presidente, ampara la propiedad y explotación de 1 mil 641 hectáreas de suelo propiedad de la comunidad de Samalayuca, donde se pretende la extracción de 24 millones de toneladas de tierra con alto contenido de cobre, con afectación a la flora y fauna del Área Natural Protegida Médanos de Samalayuca.

Área natural protegida, en riesgo

El Área Natural Protegida que hoy enfrenta el riesgo de un colapso ecológico, se encuentra bajo protección de la federación desde el 5 de junio de 2009, cuando se decretó la veda de cualquier actividad económica e industrial sobre una extensión de más de 63 mil 182 hectáreas de suelo que “poseen una de las representaciones naturales más importantes de nuestro país”. Pero esto no ha importado a la minera canadiense, que sigue realizando pruebas metalúrgicas y de trituración de los bancos muestra, donde el uso de ácido sulfúrico y otros compuestos químicos de prolongada desintegración habrán de impactar tanto a la población rural de Samalayuca, como al Área Natural Protegida de donde se prevé extraer parte del agua que se necesitará en la operación de la mina. Para su operación, la mina La Gloria prevé el uso de por lo menos cinco mil metros cúbicos de agua al año, lo que en Samalayuca representa un nivel excesivo por la escasez del líquido. 

Con la operación de La Gloria se pone en riesgo el abasto de agua a la población, el que actualmente se logra de las reservas hidrológicas Ojo de Samalayuca, Ojo de la Casa, Ojo de En Medio y Ojo de la Punta, que son los que sostienen las actividades agrícolas y del hogar de más de 5 mil habitantes, denunciaron miembros del Frente Ecosocial Paso del Norte. Desde esta organización civil, que ha lanzado un llamado a la autoridad federal para que frene en definitiva la intención de explotación irracional del suelo en Samalayuca, también se ha alertado que una vez puesta en operación la mina La Gloria, esta cuenta con la autorización para devastar el suelo y las reservas de agua por los próximos 16 años, con la posibilidad de ampliarla otros 16 años más. 

Frente a esta situación, que mantiene en movilización a la población de Samalayuca y Ciudad Juárez, la minera VVC Exploration Corporation ha informado de manera oficial, desde su página en internet, que la operación de la mina La Gloria será inocua al medio ambiente y al núcleo poblacional de la zona, pero existen dudas; en ninguna de las minas que opera la trasnacional en todo el país se ha privilegiado el medio ambiente frente a la explotación de la riqueza del suelo.

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares