Balance: la Comisión Nacional de Búsqueda, a doce meses

Por Mónica Romero

Doce meses han pasado desde la creación de la Comisión Nacional de Búsqueda, 12 meses en los que no solo no se ha logrado disminuir el número de desapariciones, sino que el registro oficial de personas desaparecidas o no localizadas aumentó de 40 mil que se tenían a finales del sexenio de Enrique Peña Nieto a 61 mil 637, según el último informe presentado por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador en enero de este año.

En el recuento de este primer año también hubo un aumento en el número de fosas clandestinas, en los últimos 13 meses, en México se han exhumado mil 124 cuerpos de personas, de 873 fosas clandestinas identificadas en todo el país. Estas son cifras presentadas por la propia titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, Karla Quintana.

“No hemos logrado detener el horror”, así lo resumió el poeta Javier Sicilia en su discurso al iniciar la caminata por La Paz, la Justicia y la Verdad desde la glorieta de la Paloma de la Paz, en Cuernavaca, hacia la Ciudad de México, el pasado 23 de enero.

La Comisión Nacional de Búsqueda se creó en febrero de 2019 con el principal objetivo de realizar la búsqueda en vida de las personas desaparecidas; esa es su esencia y la principal exigencia en todo México, para lo cual se contaría con el apoyo de la Fiscalía General de la República y de las organizaciones no gubernamentales.

En entrevista para Ángel Metropolitano, Carlos Cruz, activista de la Red Retoño y quien ha participado en varias brigadas de búsqueda en todo el país, explicó que a un año de su creación la Comisión Nacional de Búsqueda no ha logrado su objetivo porque ni siquiera ha logrado coordinarse con las comisiones estatales de búsqueda.

“En estos 12 meses la Comisión sigue careciendo de sistemas periciales adecuados y en la búsqueda inmediata con vida de las personas desaparecidas hay una nula articulación con las comisiones estatales. Estos conteos que nos llevan a más de 60 mil desaparecidos reflejan el conflicto armado que vive México y que el Estado mexicano se niega a reconocer”, señaló.

El activista resaltó que en México se desarrollan 22 de los 23 delitos que la delincuencia organizada comete en el mundo, lo cual se traduce entre otras cosas en la desaparición de personas.

“Tenemos más de medio millón de personas trabajando para el crimen organizado. Lo que vemos cada día es que crece el número de personas desaparecidas, principalmente personas jóvenes y adolescentes, creemos que es urgente que la solución a la desaparición en México se pueda articular en un Sistema Nacional de Búsqueda en el que las policías de investigación, las comisiones de búsqueda, las comisiones de atención a víctimas y en el que los sistemas forenses de cada estado,  así como también todos  sistemas de salud estén asociados y podamos entonces generar una base de datos que nos lleve a la acción”, detalló.

Indicó que es necesaria una evaluación al interior de la Comisión Nacional de Búsqueda, en la que participen organizaciones de la sociedad civil y no solamente limitarse a la creación de protocolos.

“Estos protocolos no funcionan si no hay una articulación interinstitucional que permita la búsqueda con vida de las personas y que en los casos de las personas sin vida, se puedan regresar los cuerpos a sus familiares”, puntualizó.

Durante los meses de existencia de la Comisión Nacional de Búsqueda el país ha sido escenario de múltiples ataques de alto impacto como la masacre a integrantes de la familia Lebarón, en los límites entre Sonora y Chihuahua, el pasado 4 de noviembre, el cual dejó un saldo de tres mujeres y seis niños asesinados; el ataque a un bar en Coatzacoalcos, Veracruz que dejó 29 muertos en agosto de 2019, entre otros.

En ese periodo también se detuvo y se liberó a Ovidio Guzmán López, hijo del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien es considerado uno de los principales delincuentes que mueven drogas a Estados Unidos, en el ámbito de metanfetaminas y fentanilo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que el estado de Guanajuato vive un problema grave de inseguridad, pues tan sólo en un fin de semana de enero de este año alcanzó 20% de los homicidios que se cometen a nivel nacional.

Indicó que también Jalisco y Michoacán están sumidos en la violencia.

En este escenario la desaparición de personas, sobre todo de los jóvenes, es un problema que continúa a la alza y por ende la Comisión Nacional de Búsqueda tiene un reto por delante. 

Puede gustarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias Populares